Por Patricia Moreno Sánchez

 

Con motivo del mes de la solidaridad hernista, las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús, invitaron a la conmemoración del fallecimiento del padre Yermo y Parres, que es recordado por  crear la casa de ayuda a niños abandonados y necesitados, desde el 13 de diciembre de 1885.

 

Con motivo de este aniversario, las religiosas organizan diversos eventos familiares,  como conferencias, teatro, encuentros juveniles, y la tradicional Kermes programada para el 30 de septiembre, en su Casa de oración que se ubica en la 24 Sur  y Yermo y Parres.

 

“Este mes festejamos al padre Yermo y Parres,  para dar a conocer más su figura, que siendo un santo, es una persona ejemplar para nosotros y es digno de imitar”.

 

Agregó que otro objetivo es para reunir recursos para apoyar a una de nuestras casas de apoyo”.

Recordó que el año pasado, el  7 de septiembre se registró un sismo, que afecto a dos de las comunidades yermistas en Oaxaca, una escuela y una casa misión, explicó que  las dos fueron demolidas totalmente. Agregó, que se están reconstruyendo con donativos, por lo que los recursos que se reúnan de estas actividades se canalizarán para continuar con los trabajos en esa zona.

 

Recordó que desde la muerte de Yermo y Parres, el 20 de septiembre en la capital poblana,  se inició con un trabajo fructífero en apoyo de los necesitados, con la fundación de la escuela, Casa de descanso para ancianos,  orfanatos, casas de regeneración  de la mujer y se inició con la evangelización de la población tarahumara al norte del estado.

 

Sor María Guadalupe, recordó que Yermo y Parres nació, el 10 de agosto de 1851, en  una hacienda  en el estado de México. Agregó que fue ordenado sacerdote en el 24 de agosto en 1879, en la Diócesis de León Guanajuato y fue beatificado el  6 de mayo de 1990 por el Papa Juan Pablo II y canonizado  el 21 de mayo del año 2000.