• Dicho trabajo es encabezado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados en Merida

Por Diego Armando Cuautle
Como parte de los estudios que se llevan para el mejoramiento del campo mexicano, en el Jardín Botánico Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) investigadores se encuentran probando nuevas moléculas que funcionen como biomateriales.
Dicho trabajo es encabezado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Unidad Mérida quienes buscan en colaboración con investigadores de la BUAO desarrollar proyectos con esteroides, carbohidratos y aminoácidos, a fin de crear nuevas alternativas que ayuden a mejorar cultivos.
Lo anterior se trata de hacer análogos de dichos compuestos, con actividad similar o de mayor impacto a un bajo costo, dichos experimentos a nivel laboratorio e invernadero en maíz, frijol, arroz, calabaza y jitomate.
Cabe señalar que en dichas actividades trabajan la directora del Jardín Botánico, Maricela Rodríguez Acosta, que en colaboración con investigadores del Cinvestav y con productores del estado de Campeche, obtuvieron resultados favorables en las evaluaciones de las condiciones de campo en cultivos de papaya Maradol.
Los modelos utilizados como materias primas son las sapogeninas esteroidales y para ello se realizó un método benéfico para obtener los compuestos adecuados de las cadenas laterales.
Los especialistas simplificaron las moléculas de interés de cadenas análogas con un esteroide activo de origen natural, el cual ha sido usado en estudios de cáncer.
Entre sus investigaciones, los científicos observaron que los esteroides son hidrofóbicos, pero al mezclarse con carbohidratos y aminoácidos se les concede una parte hidrofílica, y en pruebas con cáncer, ayudó a los compuestos a permear membranas.
Luego de realizar la síntesis química, así como el diseño de moléculas, y después obtener las familias de varios compuestos, colabora con otros grupos de investigación para desarrollar las pruebas biológicas.