• Ha trascendido que los presuntos defraudadores tienen buena facha y se dedican a comprar vehículos con cheques apócrifos.

Odilón Larios Nava.- Sujetos que se encargan de adquirir vehículos con cheques sin fondos o apócrifos ya son investigados por autoridades de la Fiscalía General del Estado.
Al respecto fuentes policiales alertan a la ciudadanía para que no se dejen engañar por bandas dedicadas a adquirir vehículos automotores mediante fraudes, pues aunque las víctimas acusan que se trata de ” robo de vehículo”, queda claro que es un hecho fraudulento.
Cabe señalar que este tipo de delito implica aproximadamente el 50 por ciento del total de robos de vehículos reportados diariamente. Tan sólo en Puebla se registran diariamente entre 2 y 3 fraudes de esta naturaleza, de ahí la importancia de prevenir a la ciudadanía.
Las autoridades ministeriales ya investigan al respecto para dar con las cerca de seis bandas delictivas que se dedican a realizar este tipo de acciones, no solo en territorio poblano, sino tambien en otros estados aledaños.
En entrevista agentes policiales indicaron que estas bandas operan en toda la entidad poblana e incluso que han ido a delinquir a entidades como el Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Hidalgo, entre otros estados del centro del país.
MODUS OPERANDI
De acuerdo con lo dado a conocer a este rotativo la ciudadanía debe estar informada para tomar acciones de prevención y evitar caer en las garras de estos delincuentes, quienes suelen vestir y hablar como personas honorables, aunque detrás de esa fachada escondan intenciones delictivas.
Se sabe que mediante anuncios en internet o en el periódico, o cualquier otro medio localizan a personas que se encuentran vendiendo sus vehículos; posteriormente entablan comunicación con ellos, hablando con un lenguaje cordial e incluso muy formal, vestirse formal y conducir en vehículos opulentos para ganarse la confianza de sus víctimas.
Ante esa facha, acuerdan la compra-venta de la unidad, pero suelen postergar el día y la hora inventando decenas de pretextos.
Las bandas delincuenciales hacen concretar la compra venta en horas de cierre de las sucursales bancarias, incluso prefieren que sea viernes por la tarde o sábado. Y pagan con un cheque – que generalmente cuenta con la leyenda “salvo buen cobro” – muchas veces incluso acompañan a sus víctimas al banco, el cheque es aceptado por los trabajadores de las sucursales y al salir los propietarios de los autos les entregan las unidades y los respectivos documentos.
Sin embargo al siguiente día hábil bancario, al verificar sus cuentas notan que el cheque no pasó, fue rechazado. En ese momento se dan cuenta que fueron víctimas de un fraude, y posteriormente se presentan a la Fiscalía General del Estado (FGE) a denunciar “robo de vehículo” aunque el delito que se configura es el de fraude.
Se ha detectado que si las víctimas llaman a los delincuentes, éstos últimos inventan pertenecer a una célula de la delincuencia organizada y amenazan de muerte a las personas y sus familias, hacen más real la amenaza debido a la información con la que cuentan de los legítimos propietarios.
Cabe señalar que la cadena de delitos se complica y en el camino involucra a personas inocentes. Éstos delincuentes, una vez que tienen el vehículo en sus manos lo vende a un precio barato casi de forma inmediata, de manera que en caso que las autoridades localicen el vehículo y lo recuperen hay una segunda víctima quien a su vez enfrentará cargos por “receptación de vehículo con reporte de robo”.
RECOMENDACIONES PARA NO DEJARSE ENGAÑAR
Ante dicha situación, los agentes policiales sugieren a la hora de vender un vehículo no aceptar cheques como forma de pago, sólo efectivo o un depósito bancario que en el momento se refleje en la cuenta del interesado.
En caso de los cobros en efectivo, hacerse acompañar de la policía preventiva para evitar que posteriormente les roben el dinero. Y en caso de adquirir un vehículo, acudir al Módulo de Identificación Vehicular de la Fiscalía General del Estado (FGE) ubicado a un costado de la entrada principal del CERESO de san Miguel, para cerciorarse que la unidad no cuenta con reporte de robo ni ningún tipo de procedencia ilícita.