• Presumen que se trató de un ajuste de cuentas donde el objetivo era el padre de los dos jóvenes asesinados.
• Versiones policiales indicaron que el móvil puede estar vinculado con el delito de robo de combustible en los ductos de Pemex.

Odilón Larios Nava. – Versiones policiales indicaron que el móvil del doble asesinato ocurrido la madrugada del lunes en un domicilio de Acajete puede ser un ajuste de cuentas, por lo que la hipótesis del robo a casa habitación perdió fuerza. Fuentes consultadas no descartan que detrás de este homicidio se encuentre el robo de hidrocarburo a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Según fuentes consultadas el miedo en la familia de los dos hermanos fallecidos José Luis, alias “El Pepillo” y Alejandro, de 27 y 26 años, era notable durante el velorio en la casa donde fueron asesinados. Dos patrullas custodiaban el lugar y las personas que se acercaban a dar el pésame llegaban a mostrar respeto y se retiraban por temor a que los agresores volvieran.
Este temor era aún mayor porque se presume que el objetivo del comando armado que ingresó de forma sigilosa en la casa la madrugada del lunes era José, el padre de los dos jóvenes ahora muertos.
Las fuentes consultadas indicaron que el comando armado, conformado por entre cinco o seis sujetos encapuchados, los cuales portaban armas largas, primero arrancaron las cámaras de vigilancia con que contaba el domicilio.
Después entraron a la casa sin violar ninguna chapa y por increíble que parezca llegaron hasta la recámara del matrimonio, hasta ese momento es cuando hicieron ruido los maleantes, patearon la puerta para intentar abrir.
José Luis y Alejandro se habrían levantado y salieron de inmediato a ver qué pasaba y en ese momento les dispararon ráfagas de armas de fuego. El padre aprovechó para correr y evadir a los intrusos, los cuales debieron escapar echando tiros. En total se presume que en el lugar fueron embalados más de 30 casquillos.
Al menos uno de los sicarios habría dejado abandonado en el lugar un guante negro, el cual fue embalado por las autoridades y se espere que aporte información sobre al menos uno de los matones que perpetraron este ataque.
Las investigaciones continúan a cargo de la Fiscalía General del Estado. Este miércoles el par de hermanos, uno de ellos de profesión médico, quien estaba haciendo su estadía en el Hospital de Libres, serán sepultados en un panteón de aquella región.