Odilón Larios Nava.- Dos jefes de grupo de la Policía Ministerial, de Tlatlauquitepec y Zacapoaxtla, son investigados por la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos Cometidos por Funcionarios Públicos, se les señala de haber cometido extorsión en contra de una persona sobre la cual pesa una orden de aprehensión.
Los dos agentes ministeriales, uno de ellos perteneciente a la policía acreditable, se presentaron a declarar el lunes por la noche ante la autoridad ministerial de la fiscalía antes mencionada. Trascendió que lo hicieron presentando un amparo para evitar ser detenidos.
Los hechos que se les imputan habrían ocurrido la semana pasada, al parecer el pasado jueves, que fue cuando fueron denunciados por la persona presuntamente afectada, los jefes de grupo de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec.
Por estos hechos fue mandado a declarar el ministerial que estaba de guardia el día que denunciaron los hechos, ya que los jefes de grupo al enterarse de la denuncia en su contra acudieron a entregar sus armas de cargo. Sin embargo el agente de guardia, según fuentes consultadas, no tiene nada que ver con la presunta extorsión de la que acusan a los jefes de grupo.
Es así como los agentes ministeriales investigados no se presentaron a declarar hasta este lunes por la noche, pero las fuentes consultadas señalaron que lo hicieron portando un amparo contra una posible detención.
Al respecto al Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ) no ha informado sobre los avances de la investigación de este caso.
Cabe señalar que la semana pasada se presentó un hecho similar en la ciudad de Puebla, en donde se vieron involucrados los agentes Marco Antonio Troncoso César y Edgar Páez Báez, ambos adscritos al distrito judicial de Huauchinango. Sobre este caso la PGJ informó a diversos medios de comunicación, que los dos agentes fueron exonerados de responsabilidad alguna, porque no se les pudo comprobar nada en su contra.
Sin embargo fuentes cercanas a la PGJ desmintieron esta versión dada a conocer por el área de comunicación institucional, señalando que tanto Troncoso César como Páez Báez, si fueron consignados e ingresados a un penal. Es esa misma versión de la que tienen conocimiento sus propios compañeros ministeriales.