• Investigación será publicada en la revista especializada Science

A través del Observatorio de Rayos Gamma HAWC (High Altitude Water Cherenkov), ubicado en el estado de Puebla, investigadores de distintas instituciones lograron comprobar la existencia de una emisión de rayos gama alrededor de dos pulsares que pudiera comprobar la existencia de la materia oscura o antimateria.
AL respecto, Alberto Carramiñana Alonso, investigador titular del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) explicó que hay al menos un par de hipótesis que intentan explicar la procedencia de estos positrones, una de ellas es que pueden se originados desde dos pulsares que se encuentran a unos mil años luz de la Tierra: Geminga y PSR B0656+14.
“Estos son fábricas idóneas de positrones que podrían fácilmente llegar a la Tierra si no fuera porque atravesar los campos electromagnéticos entre esos pulsares y nuestro planeta, debilitaría a los positrones, haciéndolos perder mucha energía”, comentó.
Agregó que la otra hipótesis sugiere un origen más exótico de estas partículas, tal vez podrían provenir de la materia oscura, pero aún no se ha podido comprobar, “la fuente bien podría ser un microcuasar o una supernova, o tal vez la descomposición y aniquilación de partículas de materia oscura”.
Dijo que por ahora, aunque el origen de este flujo de positrones es incierto, los científicos confían en que el observatorio de rayos Gamma ubicado en Puebla, será la clave para seguir investigando y conocer a fondo de dónde provienen estas partículas que continúan llegando a la Tierra.
Explicó que fue un trabajo de colaboración con más de 100 investigadores de 25 instituciones de México, entre las que se cuentan la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y el INAOE, Estados Unidos y Europa; cuyos resultados se publicarán el día de mañana en las revistas Science de EEUU y Nature de Inglaterra, que son de las más prestigiadas en ciencia.
“Este descubrimiento es de suma importancia para la ciencia a nivel mundial y de ahí la publicación en estas revistas, la medición de HAWC se liga con otro problema astronómico, que es la existencia de la materia oscura, de la cual no se ha develado su naturaleza”, subrayó.
Cabe señalar que el HAWC está constituido por 300 tanques que almacenan agua en estado puro, y cada uno de esos tanques cuenta con cuatro fotomultiplicadores, su sensibilidad es tan alta que puede reconstruir la dirección y energía de cada una de las cascadas atmosféricas que detecta.
Comúnmente los rayos gamma de alta energía provienen de explosiones de supernovas o choques estelares, detectarlos y saber de dónde provienen es clave para entender nuestro universo. Se ubica a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar, lo cual lo sitúa en un lugar privilegiado para la medición de cascadas atmosféricas.