• En medicina se utilizan para la fabricación de radiofármacos que se emplean para el diagnóstico de enfermedades, así como para el tratamiento de algunos padecimientos

Arturo Fernández Tellez, físico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), es uno de los investigadores que integran el grupo de trabajo que se encuentra realizando el diseño del primer acelerador de partículas mexicano que tendrá una inversión aproximada de 2.5 millones de dólares y su construcción tomará alrededor de tres años.
Se trata de un acelerador lineal de electrones de una energía de 80 a 120 megaelectronvoltios (MeV), el cual es uno de los grandes pendientes de la comunidad científica y tecnológica mexicana que es desarrollar su propio acelerador de partículas, ya que los aceleradores que se encuentran en el país fueron diseñados y fabricados en otras naciones.
“Los aceleradores de partículas, además de utilizarse para hacer investigación básica y estudiar, entre otras cosas, el origen del universo, también se han convertido en herramientas indispensables para la industria y la medicina”, señaló el también académico por parte de la Maxima Casa de Estudios del Estado.
Explicó que por ejemplo, en medicina se utilizan para la fabricación de radiofármacos que se emplean para el diagnóstico de enfermedades, así como para el tratamiento de algunos padecimientos. Además, en los últimos años se han empleado para terapias contra el cáncer.
“Mientras que en la industria, los aceleradores se utilizan para estudiar los materiales. Por ejemplo, en la industria automotriz, la mejor forma de analizar la homogeneidad de la densidad del material con que están hechos los frenos es a través de radiación generada en aceleradores”, indicó.
Por tal motivo, la generación e innovación en materia de aceleradores es fundamental; sin embargo, son instrumentos complejos y su diseño y construcción requiere de alta tecnología en la cual intervienen muchos campos de la ingeniería.
Es por ello que con el objetivo de ponerse a la vanguardia en materia de aceleradores de partículas, desde hace algunos años el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) becó a varios estudiantes mexicanos para que cursaran un posgrado en el extranjero y aprendieran de esta tecnología.
“Hoy esos jóvenes que realizaron o están realizando su investigación en instituciones como el CERN, Jefferson Lab o Japan Proton Accelerator Research Complex (J-PARC) han creado la Comunidad Mexicana de Aceleradores de Partículas (CMAP)”, dijo.
El también miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) indicó que la comunidad está conformada por aproximadamente 20 integrantes (entre especialistas y estudiantes de posgrado) pertenecientes a instituciones tanto mexicanas como extranjeras.
Se trata de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) además del Jefferson Lab, Universidad de Old Dominion, la Universidad de Texas A&M, CERN y J-PARC.