• Al mediodía y en pleno corazón de Cuautlancingo dos delincuentes se hicieron pasar por técnicos para intentar robar el efectivo de un cajero de Banorte.
• Casualmente un técnico real llegó al lugar y descubrió a los impostores por lo que avisó a sus superiores y estos a su vez a la policía; los delincuentes escaparon.

Odilón Larios Nava.- Dos sujetos se hicieron pasar por técnicos que dan mantenimiento a los cajeros automáticos para intentar robar los billetes de una de las máquinas de Banorte ubicada en pleno Zócalo de Cuautlancingo. El robo fue frustrado por un trabajador real, quien detectó a los impostores y dio aviso a sus superiores, estos últimos avisaron a la policía. Desgraciadamente los delincuentes se dieron cuenta que habían sido sorprendidos y escaparon.
El verdadero trabajador se empeñó y pudo sacar fotografías a los maleantes antes de que escaparan, de tal manera que sus rostros ya son conocidos por las autoridades investigadoras y se realizan las pesquisas para dar con ellos.
El intento de robo ocurrió a plena luz de día, entre cientos de personas que circulan por el lugar y con policías municipales recorriendo las inmediaciones. Los delincuentes confiaron en su plan el cual era muy bueno, pero no contaban con que la casualidad les tenía reservada una mala jugada, que fueran descubiertos por un empleado verdadero.
Minutos después alrededor de las 12:10 horas llegó un trabajador de otra de las empresas bancarias que cuentan con cajeros en ese lugar, a quien se le hizo extraño no conocer a los dos presuntos empleados de Banorte.
Por ello fingió que realizaba una llamada con su celular y de esa manera logró sacarles algunas fotografías a los delincuentes. Luego la compartió con sus superiores y estos con sus compañeros de otras instituciones bancarias.
Así es como llegó al responsable de Banorte quien confirmó que los hombres que estaban en el lugar no eran sus empleados y dio aviso a la policía. Cuando los uniformados del municipio de Cuautlancingo llegaron al sitio ya no encontraron a los ladrones, éstos pudieron escapar con rumbo desconocido.
Con quien si se entrevistaron fue con el verdadero técnico que descubrió el robo. Cabe señalar que el cajero acababa de ser abastecido con efectivo, por lo que los ladrones hubieran podido escapar con una significativa cantidad.
Personal de Banorte y de la Policía Ministerial llegaron al lugar para enterarse de lo ocurrido e iniciar las investigaciones de rigor. Se confirmó que el robo no se consumó pero el cajero fue retirado para ser reparado, el dinero fue retirado por personal de una empresa de valores.