• Lo acusan de ser un ladrón; otras versiones indicaron que pertenece a una banda de chupaductos y que pretendía escapar de un operativo militar.

Odilón Larios Nava.- Una turba enardecida de San Bartolomé Hueyapan, en Tepeaca, quiso hacer justicia por su propia mano contra un delincuente, a quien ataron y vapulearon hasta dejarlo lesionado en el rostro y cuerpo.
Cerca de una centena de personas golpeó de forma salvaje a este hombre, pero finalmente se impuso la cordura y después de la golpiza lo entregaron a las autoridades policiales.
Tal como se informó de manera oportuna a través de este rotativo, un día anterior en la comunidad de Guadalupe Calderón ocurrió el intento de linchamiento de un presunto ladrón, pero también en aquella ocasión el delincuente fue entregado a las autoridades policiales, por lo que es la segunda vez que se registra un hecho similar en una semana.
El ahora detenido fue sorprendido por los pobladores de aquella comunidad durante la tarde noche del pasado martes cuando pretendía ingresar a robar a un domicilio, fue así como vecinos de la zona se pasaron la voz y se congregaron en torno a él.
El detenido de nombre Osiel R. S., de 31 años de edad, fue vapuleado sin embargo pese a que las cosas pintaban para subir de tono, porque la gente pedía a gritos que lincharan a este masculino, intervinieron a tiempo las autoridades.
Los golpes no se hicieron esperar y lo mantuvieron amarrado, pero personal de la policía municipal llegó para intervenir en colaboración con elementos de la policía estatal, ya que el número de personas era mayor que los uniformados.
Finalmente la gente entró en razón y entregaron al presunto ladrón, quien presentaba lesiones en el rostro y otras partes del cuerpo. El hombre fue llevado ante el Agente del Ministerio Público de Tepeaca para que se le fincaran las responsabilidades de rigor.

NO ES LADRÓN SINO CHUPADUCTOS

Luego de sus primeras declaraciones, el sujeto negó ser ladrón. Fuentes extraoficiales señalaron que el hombre dijo que estaba “echando aguas”, es decir halconeando – presuntamente para un grupo de ladrones de combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) –.
Fue así como se percató que se acercaban los militares y al notar que había sido descubierto por loas castrenses echó a correr entre campos de cultivo y pudo llegar hasta un domicilio en san Bartolomé Hueyapan, saltó la barda.
Así es como logró evadir a los militares pero cayó en las manos de los habitantes de la casa, quienes al notar al hombre en su propiedad comenzaron a golpearlo. Luego lo sacaron a la calle, tocaron las campanas de la iglesia, una multitud se reunió y comenzaron a pegarle con saña.
Cuando los propietarios del domicilio allanado vieron que la turba iracunda podía matar al hombre, no dudaron en mediar para que eso no ocurriera y llamaron a las autoridades. Así fue como finalmente las autoridades policiales se llevaron al detenido y lo pusieron a disposición del Ministerio Público.
Osiel es vecino de la calle Juárez, en La Magdalena Tetela en el municipio de Acajete. Quedó detenido y a disposición de las autoridades ministeriales de Tepeaca. Cabe señalar que entre sus pertenencias se le encontraron 12 mil pesos en efectivo.