• Los pobladores pretendían ahorcar en la plaza pública al par de amantes de lo ajeno.

Odilón Larios Nava.- A punto de ser linchados estuvieron dos ladrones de ganado. Fueron descubiertos robando un par de equinos para tunta. Los pobladores de Bonilla en el municipio de Huaquechula amagaban con ahorcarlos en la plaza pública.
Lo anterior comenzó cerca de las 00:30 horas de este lunes, cuando Esteban M. de 17 años y Joel C., de 20 años, fueron detenidos en un domicilio, los sorprendieron robando un par de equinos. Los pobladores los acusan de ser los mismos que 15 días antes habían robado siete caballos, señalan que en aquella ocasión la policía los dejó en libertad.
Es por esa razón que en esta ocasión, los vecinos se agruparon y los llevaron a la plaza pública en donde amenazaban con hacer justicia por propia mano. Pretendían ahorcarlos frente a la presidencia del lugar para que sirviera, según ellos, de escarmiento para otros delincuentes.
Cinco policías municipales a bordo de dos patrullas de Huaquechula pretendieron arreglar la situación y se acercaron hasta donde estaba la horda de gente iracunda. Los policías fueron corridos a pedradas, sus unidades fueron dañadas y a una de las patrullas le prendieron fuego.
Lo que salvó a los probables ladrones de ser linchados, fue la intervención del edil auxiliar, quien dialogó con sus conciudadanos y logró convencerlos de que sería mejor negociar por mayor seguridad con las autoridades estatales.
Es así como consiguió llevar a los dos presuntos ladrones a los separos de la comandancia. Después pidió la presencia de un representante de gobernación, el cual llegó por la mañana del lunes. Luego de dialogar durante varias horas, alrededor de las 12:30 horas los dos hombres fueron liberados y entregados a la Agencia Estatal de Investigación para que les finquen responsabilidades por el delito de robo.