+ Expertos de la BUAP hablan del impacto de esta tecnología en la vida cotidiana de las personas

En el 2008, Iron Man le mostró a los espectadores cómo sería la vida con un asistente personal con inteligencia propia, una realidad que en la última década han desarrollado grandes compañías tecnológicas: asistentes de voz virtuales, interfaces basadas en Inteligencia Artificial (IA), que este año formarán parte de los autos y aparatos electrónicos como los televisores.
“La tendencia de la IA en la actualidad es utilizar comandos de voz para realizar diversas actividades -que de por sí ya se hacían- con mayor eficiencia, debido a los mejores sistemas de cómputo, lo cual tendrá un impacto muy fuerte en la vida cotidiana de las personas”, afirmó David Pinto Avendaño, profesor investigador de la Facultad de Ciencias de la Computación (FCC) de la BUAP.
Uno de los elementos más importantes es el tamaño de los dispositivos de tratamiento de información; es decir, sistemas de cómputo muy reducidos y con capacidad de procesamiento de datos muy grande, lo cual ha tenido un efecto en diferentes vertientes como la trascripción y síntesis de voz, explicó.
En su opinión, tener a la mano dispositivos a los que se les pueda hablar, entiendan lo que se les dice y pasen esta información a texto, con una eficiencia y calidad muy altas, representa un salto tecnológico muy alto en la ejecución de procesos y tareas.
Un ejemplo de esto es el dispositivo Echo Dot, desarrollado por Amazon, que tiene integrado a “Alexa”, su asistente de voz. A este tipo de sistemas es posible decirle comandos sencillos de modo que entiende, responde y realiza las acciones.
“La domótica será beneficiada totalmente de este tipo de sistemas de integración, a los cuales se les podrá ordenar cosas, como contratar un taxi, pedir una pizza, reproducir una canción, prender el automóvil, cerrar la compuerta, encender las luces de las 8:00 a las 10:00 de la noche, en caso de que una persona se encuentre fuera: incluso, avisar si hay un intruso en casa, activar la alarma y llamar a la policía, entre otras situaciones que serán posibles con la ayuda de un asistente que, además de interpretar, tiene el poder de cómputo en la nube para procesar las señales y dar una respuesta”, detalló.
El también doctor en Informática por la Universidad Politécnica de Valencia, en España, dio a conocer que otras de las tendencias en tecnología son los dispositivos que nos permiten integrar aspectos virtuales dentro de nuestra visión del mundo real, además de integrar comandos de voz, como gafas capaces de decirle a un usuario si la persona que tiene enfrente es hombre o mujer, la edad que tiene, y en caso de conocer su identidad, su nombre y a qué se dedica, entre otros datos.
“De igual forma, los manuales escritos vendrán en realidad virtual, en vez de papel, y las gafas detectarán a los objetos mediante cámaras, e indicarán cómo armarlos en el momento. Estos aspectos de integración cambiarán radicalmente la manera en la que vemos a nuestro mundo”, aseveró.