Dulce Gómez

El titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, Gabriel Navarro Guerrero, informó que cuando menos 2 mil empresas ubicadas en la capital poblana serán sometidas a una inspección rigurosa para impedir que descarguen residuos al Río Atoyac.
Ayer, en entrevista, el funcionario municipal detalló que entre los lugares que generan contaminación a esta cuenca destacan: La Central de Abasto, lavanderías, talleres, tintorerías, por mencionar algunas.
En este contexto, Navarro Guerrero puntualizó que como parte de un primer diagnóstico, se identificaron alrededor de 2 mil empresas contaminantes, empero sostuvo que las supervisiones continuarán.
Incluso, advirtió que el tramo correspondiente a Puebla capital será propenso a un control más severo para sancionar y obligar a empresas a reparar los daños ambientales por descargas ilegales que contienen sustancias químicas.
Asimismo, manifestó que una vez que arranque la estrategia para sanear este río, las empresas serán obligadas a realizar inversiones públicas de plantas de tratamiento, drenajes sanitarios y otras medidas para cumplir la norma establecida por autoridades federales.