Iniciaron formalmente las operaciones de los Centros de Defensoría ubicados en los 50 consulados de México en los EUA, así lo dio a conocer el Secretario de Relaciones Exteriores, Doctor Luis Videgaray Caso.

Dichos Centros de Defensoría están específicamente diseñados para brindar asistencia consular, así como representación legal a todos los migrantes mexicanos que requieran apoyo en la Unión Americana. Este significativo avance en materia de protección da respuesta a la instrucción del Presidente de la República de fortalecer el apoyo a nuestros connacionales en ese país.

A través de dichas instancias, la Secretaría de Relaciones Exteriores ofrece un espacio exclusivo para que los mexicanos que necesiten asistencia consular reciban información, orientación y asesoría legal directa, con el apoyo de una red fortalecida de aliados locales, entre los que destacan abogados y organizaciones especializadas en la defensa de los derechos de los migrantes.

Estos dos programas que se pusieron en marcha refuerzan las actividades de protección consular y reiteran el compromiso de esta administración de velar por la defensa de los derechos de todos los mexicanos.

Por otra parte también el canciller Luis Videgaray, hizo entrega de la primera acta de nacimiento expedida por un consulado a una connacional que no fue registrada en México, quien emigró de pequeña con su familia de Cuautla, Morelos, a los Estados Unidos de América.

Gracias a las reformas a la Ley del Servicio Exterior Mexicano y su Reglamento, a partir del 17 de febrero del presente año, los Embajadores y Cónsules en todo el mundo ya pueden emitir actas de nacimiento a quienes no fueron registrados en México.

Este proceso garantiza el derecho a la identidad que nuestros connacionales tienen, sin importar donde se encuentren, y se traduce en importantes beneficios, especialmente para aquellos que se encuentran en situación vulnerable. Con el acta de nacimiento, los mexicanos beneficiados podrán tramitar documentos fundamentales como pasaportes y matrículas consulares, gozar de todos los derechos y obligaciones que confiere la nacionalidad mexicana, y seguir participando de la vida cívica de nuestro país.