• Llegó a vender, cuando tendía su puesto le sobrevino el infarto.

Odilón Larios Nava.- Infartado perdió la vida un comerciante frente al atrio de la iglesia de san Miguel Canoa. El masculino de la tercera edad, sufrió un infarto cuando estaba colocando su puesto de venta.
El hombre, según algunos de los vecinos y comerciantes, era la primera vez que acudía a ese mercado a vender, por ello no lo conocían por nombre. Pero mencionaron que alrededor de las 08:30 horas de este lunes es cuando se suscitó lo anterior.
De acuerdo con los vecinos una vez que se decretó la muerte dieron aviso a las autoridades ministeriales, en este caso al Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios, pero éstos tardaron demasiado.
Los vecinos tuvieron que llamar en repetidas ocasiones hasta que alrededor de las 14:00 horas acudió el Ministerio Público para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver.
Aunque no había delito que perseguir, la gente estuvo muy molesta por el tiempo que el cuerpo estuvo tendido en el suelo exponiéndose al sol y exigieron a las autoridades a ser menos tardados a la hora de realizar los levantamientos de cadáver.
Cabe señalar que el domingo algo similar ocurrió con el hombre que murió en Casa Blanca, Amozoc, el Ministerio Público tardó más de cinco horas en llegar. Y ese mismo día en la colonia Colosio el Ministerio Público tardó en llegar más de tres horas para realizar las diligencias del cadáver de un hombre en avanzado estado de descomposición.