• Un tráiler se subió encima de un Jetta y el conductor de esta segunda unidad resultó prácticamente ileso.

Odilón Larios Nava.- Un aparatoso y violento choque en el kilómetro 126+500 de la autopista México-Puebla, con dirección a la Ciudad de México, increíblemente sólo dejó daños materiales. Un tráiler se subió encima de un Jetta, y por inverosímil que parezca, el conductor del compacto pudo salir por su propio pie y prácticamente ileso.
La unidad que se llevó la peor parte en este choque múltiple fue un Volkswagen, Jetta, color café, con placas XWT-42-21 de Tlaxcala, quedó literalmente convertido a chatarra pues un tráiler le pasó por encima. Increíblemente el conductor de ese vehículo pudo salir por su propio pie y sólo presentar leves golpes, al parecer causados por la activación de la bolsa de aire.
Los ocupantes de otro de los vehículos involucrados, un Nissan, Tsuru, color gris, con placas XWU-43-59 Tlaxcala, indicaron que al circular por el lugar se hizo un cuello de botella debido a las condiciones en que se encuentra la autopista por la colocación del muro que recortó los carriles de la vialidad.
En el carril de la izquierda circulaban los vehículos a vuelta de rueda, en el siguiente orden: una tolva roja acoplada a un tractocamión blanco, después iba el Jetta café, y tras de éste último venía un tráiler azul con placas 619-EY-5 del Servicio Público Federal.
El conductor del tráiler azul no se percató que las otras unidades iban a vuelta de rueda por el cuello de botella que se crea en ese lugar y así fue como terminó embistiendo al Jetta y subiéndose encima del mismo, el mismo tráiler también afectó la parte trasera de un Tsuru gris que circulaba en el carril de la derecha.
Increíblemente este percance no dejó personas lesionadas. Se desconoce cómo pero el conductor del Jetta, logró salir por su propio pie y después esperó a los paramédicos de Caminos y Puentes Federales (Capufe) quienes lo atendieron y encontraron que sólo presentaba leves golpes. Sin embargo el varón de aproximadamente 30 años de edad, pidió que lo llevaran al hospital Betania para que los médicos le hicieran una revisión más exhaustiva.
El conductor del tráiler azul intentó escapar, pero el hombre que manejaba el Nissan, Tsuru, lo alcanzó y detuvo. Después lo entregó a agentes de vialidad del estado, quienes se encargaron de hacer los peritajes y retirar las unidades.