.- Ninguna iglesia sufrió daños por las lluvias que fueron provocadas por los fenómenos climatológicos Ingrid y Manuel, aseguró el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa.
En rueda de prensa el jerarca de la grey católica comentó que en días pasados estuvo realizando recorridos por la entidad, principalmente en la región norte, pues esta zona se caracteriza por la existencia de precipitaciones pluviales constantes,
Durante su recorrido, el arzobispo de Puebla, encontró que los problemas constantes fueron daños en las carreteras; las que tiene más daños son las interserranas.
Asimismo indicó que durante su viaje pudo observar que los ríos de las zona están muy caudalosos por lo que se debe de tener cuidado con este aspecto.
CENTROS DE ACOPIO
En otro orden de ideas, Víctor Sánchez Espinosa, informó que los centros de acopio estarán funcionando de forma permanente para ayudar a las personas que viven en la montaña de Guerrero, la cual pertenece a la arquidiócesis de Tlapa.
El arzobispo afirmó que esta arquidiócesis, que es encabezada por el ex obispo auxiliar de Puebla, Dagoberto Sosa Arriaga, es la más pobre del país.
Actualmente la ayuda se esta llevando al puerto y a la capital de Guerrero, sin embargo, también la montaña es una zona muy necesitada, por lo que los centros de acopio serán permanente, declaró Víctor Sánchez.
Sin precisar las toneladas de ayuda que hasta el momento la iglesia a recolectado, Sánchez Espinosa, dijo que en ciento la carretera que conecta a Puebla con Guerrero con el lado sur esta comenzará a llevarse a la personas que más lo necesitan.
Cabe mencionar que los centros de acopio están ubicados en Caritas, el Banco de Alimentos, la Casa de la Familia, en la Catedral y el Seminario Mayor Palafoxiano y tiene un horario de atención de 10:00 am a 1:00 pm y de 05:00 pm a 07:00 pm.
De igual forma el arzobispo de Puebla comunicó que los recursos que la congregación de las Siervas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Pobres iban a destinar para los pobres de Venezuela ahora lo van a entregar a los damnificados del país, pues así lo han solicitado los representantes de la congregación de Venezuela.