• Se presume que a los maleantes se les pudo “pasar la mano” con el golpe que le propinaron.

Odilón Larios Nava.- Luego de que encontraran el cadáver de un empleado de Gas Maru en el paraje Agua Limpia, autoridades determinaron que la principal línea de investigación en el homicidio tuvo como causa el robo y que probablemente a los responsables se les pasó la mano al darle un golpe en la cabeza.
El hoy occiso y extrabajador de la empresa gasera fue identificado por sus familiares como Martín Sánchez Torres, de 39 años de edad, quien murió en manos de la delincuencia. En un principio se dijo que la probable causa de muerte había sido un disparo en la cabeza, pero luego de las primeras investigaciones se determinó que fue privado de la vida con un golpe propinado con un objeto contuso.
En la edición anterior a este rotativo, el cadáver fue encontrado dentro de la unidad 051 de la empresa Gas Maru, la cual estaba abandonada en el paraje Agua Limpia, a un costado del Camino Real – camino de terracería – que conduce de Santo Tomás Chautla al puente Caulapan.
Trascendió que el pasado domingo Martín salió a trabajar por la mañana, abordó la camioneta mencionada en la empresa ubicada en Tepeaca y salió a repartir los cilindros de gas a sus clientes.
Más tarde la familia perdió contacto con él desde la tarde y al no llegar a dormir se preocuparon. La empresa para la que trabajaba también reportó la desaparición de su chofer y el vehículo.
Fue por la tarde de este lunes cuando personas que pasaban por el paraje señalado se percataron de la camioneta la cual estaba varada en un declive de una barranquilla. Al acercarse notaron que había una persona muerta, la cual tenía puesto el uniforme de la mencionada empresa.
Cabe señalar que el vehículo no contaba con los cilindros que se presume debe trasladar. Esto es lo que hace presumir a las autoridades que el móvil del asesinato fue el robo.
En un inicio trascendió que el hombre había sido asesinado con un impacto de arma de fuego. Sin embargo tras la necropsia se mencionó que el cadáver si presentaba una lesión en la cabeza pero probablemente hecha con un objeto contuso. Lo que hace presumir a las autoridades que a los delincuentes se les pudo haber pasado la mano con el golpe que acabó cobrando la vida del repartidor de gas.
Las investigaciones continúan por parte del Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios. Aunque la hipótesis de investigación más fuerte sugiere el robo como móvil, de inicio no se descartó alguna otra.