• Se trató de una mujer de 31 años de edad, tardaron un mes en identificarla.

Odilón Larios Nava.- Pertenecía a una mujer de 31 años de edad, vecina de Xilotzingo, el cadáver hallado el pasado 4 de octubre en terrenos cercanos a la presa de Valsequillo. Como se recordará fue encontrada desnuda y con huellas de suma violencia. Su familia no la había buscado porque era común que saliera y no se supiera de ella por días.
En horas recientes fue reconocido el cadáver encontrado el pasado 4 de octubre por habitantes de las inmediaciones a la presa de Valsequillo. Inicialmente la fémina quedó señalada como desconocida número 106.
Como se informó en este diario en la edición del 5 de octubre, el cuerpo se encontró desnudo, boca abajo en un camino de terracería, tenía huellas de extrema violencia. En el cuello un cordón, el cráneo fracturado y huellas de arrastre. Aunque en un primer momento se creyó que pudo ser víctima de violación, esto quedó descartado.
Sus ropas fueron localizadas cerca del cadáver entre la maleza. Desde entonces nadie había reclamado el cuerpo de esta joven mujer, el cual estaba a punto de ir a la fosa común.
Fue hasta en días recientes que varias personas se presentaron ante las autoridades ministeriales y reconocieron el cadáver plenamente, señalando que se trata de Edna Angélica Zárate Buentello.
Esta mujer contaba con 31 años de edad y era vecina de Xilotzingo. Dejó dos hijos huérfanos, de 11 y 5 años de edad respectivamente.
Hasta el cierre de esta edición no se tenía una clara línea de investigación. Trascendió que inicialmente sus familiares no la buscaron porque era común que saliera y desapareciera por días. Sin embargo esta vez no hubo regreso a casa.