• Tres uniformados más, del estado de Veracruz, resultaron heridos de bala.

Odilón Larios Nava.- Una balacera entre presuntos chupaductos de la región de Esperanza y policías estatales de Veracruz, dejó como saldo un uniformado muerto y tres más lesionados. El enfrentamiento, no se ha aclarado por qué, ocurrió en territorio poblano, a la altura del municipio antes mencionado en la autopista Puebla-Córdoba.
Extraoficialmente se dijo que los policías del estado de Veracruz iban a incorporarse a la autopista cuando se percataron de un establecimiento donde comercializan combustible robado, desde donde les dispararon en diversas ocasiones.
Uno de los policías cayó abatido, los otro tres quedaron lesionados. Éstos últimos fueron llevados al CESSA de Esperanza para recibir atención de los especialistas en medicina.
El ataque a los uniformados de Veracruz ocurrió en el kilómetro 220+240 de la autopista. El lugar donde presumiblemente comercializan combustible de procedencia ilícita quedó a disposición de las autoridades.
Un fuerte dispositivo de seguridad llegó hasta el lugar, se trata de policías municipales, federales, estatales y ministeriales de Puebla, así como del Ejército Mexicano, quienes resguardaron la zona.
En estos hechos no hubo personas detenidas, según los primeros reportes. Correspondió a las autoridades poblanas realizar las diligencias del levantamiento del cadáver del policía e iniciar las investigaciones de rigor, en coordinación con sus similares veracruzanas.
La patrulla SP-1761 del estado de Veracruz, donde quedó tendido sin vida el cuerpo del oficial, quedó a resguardo de las autoridades ministeriales.
Los oficiales agredidos fueron identificados como: Uriel Silvestre Castillo, de 27 años de edad, que es quien perdió la vida. Mientras que los heridos son: Ismael Isidro Prado G., de 41 años de edad; Guillermo C., de 39 años; y Martín P., de 38 años. Todos están adscritos a Ciudad Mendoza, en el estado de Veracruz.
Cabe señalar que según las autoridades veracruzanas, los uniformados atendían un reporte por fuga da gas en la zona de Esperanza y Magueyes, en la zona de las Cumbres de Maltrata, en donde fueron emboscados. El reporte inicial indica que les dispararon desde dos vehículos en movimiento.
Se desconoce por qué los uniformados de Veracruz se encontraban en territorio poblano. El sitio en donde fueron atacados, es el mismo lugar en donde el año 2010 fueron abatidos a disparos agentes de la Policía Federal.
La Agencia Estatal de Investigación y el Instituto de Ciencias Forenses del Estado de Puebla, se hicieron cargo del levantamiento del cadáver y la recolección de indicios. El cuerpo fue trasladado al anfiteatro de Ciudad Serdán.