Por Jesús Lemus/Puebla

Las empresas que realizan obras en la carretera de Cuacnopalan-Cuapiaxtla-Tlaxcala y que conectan a la zona Audi, han frenado sus trabajos ante las amenazas que sufren para que compren combustible robado, de lo contrario no seguirán con sus proyectos de infraestructura, declaró el diputado local del PRI, Leobardo Soto Martínez.
El también secretario General de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), denunció que los responsables de frenar estas obras son los habitantes de Soltepec y Mazapiltepec, que en las últimas fechas han presionado a las empresas para que compren el combustible robado.
Argumentó que la principal amenaza en contra de las constructoras, es que no seguirán con sus trabajos en la carretera de Cuacnopalan-Cuapiaxtla-Tlaxcala, si es que la maquinaria que ocupan, no consume el combustible que se extrae de manera ilegal en el territorio poblano.
“Son gente de la región, llegan y les ofrecen dinero, inclusive hay menores de edad que están apoyando en los municipios de Quecholac, Palmar de Bravo, Ciudad Serdán, incluso de estos grupos hay líderes que han querido quedarse con algunas obras”, puntualizó.
Leobardo Soto Martínez puntualizó que ya solicitó el respaldo de la Secretaría General de Gobierno (SGG), para que a través de las áreas de seguridad se pueda solucionar el conflicto que se está registrando en los municipios de Soltepec y Mazapiltepec que se encuentran cerca de la planta armadora Audi.
Al final, destacó que las amenazas han sido constantes por parte de estos grupos delictivos, para que se haga una estrategia y se mantenga un bloqueo en esta zona de la carretera que conecta con Audi, a fin de doblegar a los constructores para que compren el combustible robado.