• Una toma clandestina ardió y calcinó una camioneta, además de reducir a cenizas a un hombre.

Odilón Larios Nava.- Triste fin tuvo un huachicolero en la colonia Ignacio Zaragoza en el municipio de Amozoc. Mientras cargaban combustible la toma clandestina comenzó a arder, las llamas calcinaron al varón y a una camioneta. En el lugar, por la cercanía de las casas al incendio, las autoridades municipales evacuaron algunos domicilios.
De acuerdo con los datos proporcionados por los vecinos, se sabe que el incendio ocurrió alrededor de las cinco de la mañana de este lunes. Luego se dieron cuenta que era una toma clandestina. La altura de la llama rebasó los 30 metros de altura y daño los cables de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que pasan por el sitio, lo cual dejó a varias colonias sin energía eléctrica.
De inmediato llegaron para atender la emergencia Protección Civil de Amozoc y del Estado, así como el Ejército Mexicano, Seguridad Física y Emergencias Puebla de Petróleos Mexicanos (Pemex). Protección Civil de Amozoc evacuó algunos de los domicilios, los más cercanos a la zona del incendio, los cuales no estaban más allá de 50 metros.
Emergencias Puebla suspendió el suministro de combustible y así de inmediato comenzó a descender el nivel de la llama. Cerca de 40 minutos después el incendio había quedado completamente apagado.
En ese momento las autoridades confirmaron que además de la camioneta calcinada, había una persona, todo hace indicar que del sexo masculino, quien había muerto en el lugar calcinada.
El sitio fue acordonado por las autoridades policiales para preservar los indicios. Se confirmó que en el lugar había dos tomas clandestinas, ambas con válvulas, pero sólo una de ellas fue la que se incendió.
Personal de Emergencias Pemex comenzó las labores para eliminar las tomas clandestinas. Mientras que se avisó a la Agencia Estatal de Investigación con sede en Tepeaca para que acudieran a realizar las diligencias del levantamiento del cadáver.
Hasta el cierre de esta edición el occiso estaba en calidad de desconocido, quedó completamente calcinado por lo que no era distinguible ninguna de sus características. Personas que no viven en esa colonia llegaron al lugar y comenzaron a llorar, como si conocieran al finado, pero aún hace falta verificar por medio de los exámenes en genética si se trata de la persona que ellos creen.
Cabe destacar que los vecinos de esa colonia manifestaron que desde hace mucho tiempo los huachicoleros llegaban a cargar a ese lugar, el cual hay que decir está en plena colonia y a un lado de la calle.