• Dan el último adiós con los honores correspondientes a un hombre acaecido en cumplimiento del deber.

Odilón Larios Nava.- Con los honores correspondientes a un policía que pierde la vida en cumplimiento del deber, fue despedido José Manuel Ramírez Gómez, oficial de la Policía Federal quien fue abatido de varios disparos el pasado lunes, cuando pretendía recuperar un vehículo de carga con reporte de robo. La agresión en contra del uniformado ocurrió el lunes pasado por la mañana en las inmediaciones del aeropuerto.
El policía federal, a quien sus compañeros recordaron como muy buen policía, fue velado en Velatorios Valle de los Ángeles, donde se dieron cita familiares y amigos, así como compañeros de corporación.
Este miércoles se ofreció una misa de cuerpo presente a las nueve de la mañana en los citados velatorios, donde se le dio el último adiós por parte de sus seres queridos. Después un cortejo fúnebre acompañó la carroza con los restos del policía hasta las instalaciones del Arco de Seguridad de Huejotzingo, donde tiene su base de operaciones el Destacamento Zaragoza al cual pertenecía el hoy occiso.
Con la bandera ondeando en el fondo, sus compañeros rindieron honores a la trayectoria de Ramírez Gómez e hicieron el tradicional pase de lista. Contaron con acompañamiento de la banda de guerra de la 25 Zona Militar, cuya participación hizo más solemne.
Uno de los momentos más conmovedores del homenaje póstumo fue cuando las autoridades de la Policía Federal entregaron a la esposa de José Manuel la bandera nacional en reconocimiento al valor de su esposo. Otro momento cargado de sentimientos fue cuando los compañeros del policía caído entregaron a su primogénito una fotografía de su padre.
Una vez concluida dicha ceremonia, los compañeros más cercanos a José Manuel Ramírez Gómez, cargaron el féretro, al tiempo que el resto de los uniformados formaban dos columnas por donde pasaba el ataúd, al tiempo que todos se cuadraban con el saludo policial en muestra de respeto al valor y trayectoria de su compañero.
Después la comitiva tomó rumbo a la ciudad de Puebla, la carroza con el ataúd fue escoltada en todo momento por decenas de patrullas de la Policía Federal, así es como llegaron hasta el Panteón de Valle de los Ángeles, en donde el uniformado abatido a balazos tendrá su morada eterna.
Ramírez Domínguez, dejó a una esposa y a dos hijos, quienes deben recordarlo como lo recuerdan sus amigos y compañeros un muy buen policía y excelente persona.
Mientras tanto las investigaciones en torno al homicidio continúan por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ), quien tiene a su resguardo el tráiler robado que estuvo en el inicio de esta tragedia policial, además de que el conductor de dicha unidad está detenido. Las investigaciones para dar con el vehículo desde donde dispararon los delincuentes continúan por parte de las investigaciones policiales.