• El carro donde sus cadáveres fueron localizados fue abandonado en la colonia Lagunilla Rosales.

Odilón Larios Nava. – Los cadáveres de un hombre y una mujer, ambos de aproximadamente 35 años, fueron localizados dentro de la cajuela de un Nissan, Tsuru, color negro, el cual fue abandonado cerca del cerro de la colonia Laguinilla Rosales de la ciudad de Puebla.
Estas personas, de acuerdo con la información que recabaron las autoridades en el lugar del hallazgo, fueron asesinadas con múltiples puñaladas. Ambos cuerpos presentaban lesiones de objeto punzo cortante en el cuello, rostro, pecho y abdomen. Dichas heridas fueron las que acabaron con las vidas de ambos.
Los habitantes de las inmediaciones de la avenida Las Torres – la cual es una calle de terracería – entre las calles Margaritas y Bugambilias, al pie del cerro del lugar, indicaron que este lunes cerca de las 03:00 horas notaron que el carro mencionado con placas NEV5164 del Estado de México, fue abandonado en ese sitio.
El auto seguía ahí cuando las personas comenzaron a salir de sus casas a las 06:0 horas para enviar a sus hijos a las escuelas, se percataron al pasar cerca del coche que tenía la portezuela del conductor abierta, lo cual les pareció extraño, pero no se acercaron.
Después a las 08:00 horas, más vecinos vieron el carro, pero fue hasta las 12:30 horas que se animaron acercarse y echar un vistazo más de cerca. Así es como notaron gotas de sangre que salían de la cajuela, y sin demora avisaron a las autoridades.
En respuesta a los reportes de la gente acudieron policías municipales, quienes al revisar el carro confirmaron que en el interior de la cajuela había dos cuerpos, el de un hombre y una mujer, ambos de aproximadamente 35 años. Durante las diligencias del levantamiento del cadáver se confirmó que ambos tenían lesiones de arma blanca.
Como datos particulares la mujer es de complexión robusta, de estatura aproximada a 1.58 metros, cabello negro cortado por debajo de los hombros. Vestía unos leggins color negro, zapatillas color beige, suéter negro y una blusa color blanco con una bicicleta color rosa dibujada al centro, portaba brasier color azul y no llevaba alguna otra prenda intima.
Mientras que el hombre que fue asesinado junto con ella vestía zapatos color negro, pantalón de vestir del mismo color, cinturón de piel color negro con hebilla metálica, suéter negro y la playera de la selección mexicana en color verde la cual tenía un escudo de la cerveza Sol en el pecho del lado izquierdo. El hombre era de estatura media, delgado, moreno, de cabello corto de color negro.
Fuentes consultadas indicaron que por la forma en cómo privaron de la vida a estas personas se inclinan a platearse como hipótesis un homicidio por alguna cuestión de venganza personal, quizá pasional, pero no descartaron alguna otra línea de investigación.
La Fiscalía General del Estado, por medio de la Agencia Especializada en Investigación de Homicidios realiza las investigaciones del caso.