• Los Mugrosos agredieron a una familia en La Ciénega, en defensa un hombre disparó contra uno de los agresores.

Odilón Larios Nava.- Un hombre apodado “El May” fue asesinado en La Ciénega, por una de las personas a las que agredía. El finado pertenece a una familia conocida como Los Mugrosos y/o Los Carpinteros, señalados de ser sumamente agresivos y pendencieros.
En este caso el problema lo comenzaron miembros de la banda “Los Peques”, que está conformada por hombres jóvenes de la misma familia que Los Mugrosos, entre otros. Los peques causaron desmanes en una tienda y en un negocio de venta de antojitos mexicanos, donde los agraviados señalan que robaron el dinero de las ventas del día.
Una de sus víctimas disparó en defensa propia contra uno de los rijosos, el cual perdió la vida momentos después. Vecinos de La Ciénega, coincidieron en señalar que la familia del hoy occiso es sumamente violenta y forman parte de una banda, además son altaneros y se dicen protegidos por funcionarios del estado y del municipio.
La trifulca provocada por Los Peques y Los Mugrosos, ocurrió el domingo entre las 21:30 horas y las 22:00 horas, en la avenida del Trabajo y Ricardo Flores Magón, en La Ciénega. De acuerdo con los familiares de Héctor, apodado El Chano, detenido y acusado de haber privado de la vida a “El May”, las cosas ocurrieron como se narran a continuación.
La familia víctima de la agresión de estas bandas, es propietaria de la miscelánea El Caminito, y la matriarca de ese hogar, tiene un negocio de venta de antojitos mexicanos como tostadas, tacos, chalupas y otras cosas.
Hasta el domicilio llegaron varios integrantes de la banda de Los Peques, unos rufianes del lugar, quienes comenzaron a causar destrozos y robaron el dinero a la mujer que honradamente se gana la vida.
Estos vándalos son identificados como: Christian, El Botas, Manuel, El Chucho e Isaac, todos ellos miembros de Los Peques. Estos sujetos agredieron a la mujer de la tercera edad.
Los familiares de la comerciante al escuchar los gritos y destrozos, salieron. Los nietos de la vendedora, Javier y Guillermo, fueron recibidos a golpes por Los Peques, incluso los golpearon con botellas en la cabeza.
Otros familiares de los agraviados salieron para evitar la golpiza. Pero en ese momento también llegaron “Los Carpinteros y/o Los Mugrosos”, quienes son igual de agresivos que sus parientes más jóvenes.
Los Peques y Los Mugrosos rompieron los vidrios de la casa de la mujer comerciante. Uno de ellos apodado El Palillo golpeó a uno de los nietos de la comerciante con una botella en la cabeza, a otro lo pretendían golpear con un tubo. Ante esta agresión directa Héctor, El Chano, sacó una pistola y disparó contra uno de los agresores, luego hizo otro disparo al aire para ahuyentarlos. Con el tiempo a su favor, Héctor cerró la cortina de la tienda y las puertas y se encerró en la casa, mientras que los agresores posteriormente amagaron con ingresar por la fuerza.
“Los Mugrosos y/o Los Carpinteros” llevaron al herido de nombre Marco Antonio C. C., de 39 años de edad, alias “El May”, al Hospital Humboldt, donde a los pocos minutos de llegar perdió la vida. Hasta ese nosocomio arribaron agentes ministeriales quienes realizaron las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciaron la carpeta de investigación del caso.
Cabe destacar que El Chano, no escapó, se entregó a las autoridades pues su familia afirma actuó en defensa propia. Los familiares de Chano piden a las autoridades que revisen los antecedentes de la contraparte y que se entrevisten con los vecinos para que se llegue a la verdad del caso, es decir que el hoy occiso y su familia en realidad son los agresores y no debe tratárseles como víctimas.

LA ENDEBLE VERSIÓN DE LA FAMILIA DEL OCCISO

La familia de Marco Antonio, el hoy occiso, señala que todo empezó cuando mandaron a Antoni Jahir C. R., a la tienda a comprar un refresco, donde sin motivo alguno los comerciantes lo habrían asaltado y golpeado.
Ellos, Los Carpinteros, a lo lejos escucharon los ruidos y salieron. Marco Antonio habría llegó a la tienda y en automático “El Chano” le habría disparado sin mediar más de dos palabras. El Chano después se habría encerrado en su casa. Luego llevaron al herido al hospital antes señalado en donde pereció.

PIDEN SE CONSIDERE COMO HOMICIDIO EN DEFENSA PROPIA

La familia de Héctor, alías El Chano, indció que existen antecedentes de violencia en su contra, por parte de Marco Antonio y los otros de los conocidos como Los Mugrosos y Los Peques, sin embargo no existe averiguación previa porque el hoy occiso tiene familiares en el sistema de justicia y cuando acudieron a denunciar hace tres años que se presentó la primera agresión, las autoridades ministeriales se negaron a iniciar la denuncia.
Temen que la familia de Marco Antonio pueda utilizar influencias para ser favorecidos por las autoridades. Indicaron que mientras Héctor estaba detenido, los familiares del hoy occiso se jactaban de contar con el respaldo de autoridades de la Fiscalía, así como de algunos políticos estatales y municipales.
Desconocen si estos comentarios tienen un sustento de verdad o sólo blofean esas personas, pero exigen a las autoridades que hagan un estudio exhaustivo del caso para que puedan actuar con justicia.
Vecinos de las personas involucradas en este hecho afirmaron que la familia de la vendedora de antojitos es muy tranquila y que la contraparte, la familia del hoy occiso son muy problemáticos y agresivos.