• Se presume que a los niños los asfixió y él se disparó bajo el mentón.

Odilón Larios Nava.- Hombre acabó con la vida de sus dos pequeños hijos, una niña de 8 años de edad y un pequeño de 3 años, después él se disparó con un rifle bajo el mentón y así puso fin a esa triste escena, donde los tres cuerpos yacían en una misma cama.
Se presume que el filicida se encontraba aquejado por problemas económicos y sentimentales un hombre de 48 años de edad, asesinó a sus dos hijos, una niña de 8 años y un niño de 3, después se disparó balo la barbilla con un rifle calibre 22 milímetros y así segó tres vidas.
El filicida, asesino de sus hijos, en vida llevó el nombre de Arturo Sánchez Peña, de 38 años de edad. Trascendió que estaba separado de su esposa desde hace más de medio año, por lo que ambos compartían la custodia de los niños. Cada uno de ellos se quedaba con los niños una semana a la vez.
Este lunes comenzaba la semana que los niños estarían a cargo de Sánchez Peña, por lo que los pequeños Leonardo Sánchez Flores, de 3 años y su hermanita Violeta Nilde Sánchez Flores, de 8 años, se encontraban con el papá en el domicilio marcado con el número 2511 de la 25 Sur, casi esquina con la 25 Poniente, en la colonia Benito Juárez.
De acuerdo con las versiones de Fabiola, la hermana de Arturo, alrededor de las 12:00 horas de este lunes escuchó varios disparos, al ingresar notó que su consanguíneo estaba muerto al igual que sus dos vástagos. Así es que cogió el teléfono y marcó a los números de emergencias.
Arribaron los paramédicos del Grupo Relámpagos de Protección Civil, de Cruz Roja y de SUMA, revisaron a los pequeños y se percataron que estaban muertos, no presentaban lesiones visibles por lo que se piensa que perecieron a causa de asfixia. Sólo el padre de los niños presentaba un impacto de bala bajo el mentón, en sus manos aún tenía el rifle con el que se disparó.
Los tres cuerpos estaban en la misma cama, los hermanitos juntos uno al otro, en posición de dormidos, sobre las almohadas, con la cabeza del lado de la cabecera y los pies hacia el otro extremo de la cama. Sánchez Peña estaba recostado de forma horizontal a la altura de los pies de los pequeños.
Fue Fabiola la que reconoció los cuerpos de los occisos y la que se encargó de llamar a la mamá de los pequeños para darle la infausta noticia. Al llegar la madre de los niños no podía dar crédito a lo que sus ojos vieron.
Personal de la Policía Estatal resguardó el domicilio en donde yacían los tres cuerpos, el del filicida y de sus dos pequeños. De las diligencias del levantamiento del cadáver se encargó el Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJ).
En la recámara donde ocurrió el doble homicidio y el autohomicidio las autoridades hallaron una carta póstuma en donde el padre de familia estipula a quién hereda el terreno de su propiedad.