• Hombres armados, vestidos de negro y con capucha, lo privaron de la libertad en Amozoc y lo trasladaron hasta Barranca Honda, en Puebla, en donde lo ultimaron a disparos.

    Odilón Larios Nava. – Un comando armado literalmente sacó a un hombre de su cama, para posteriormente ejecutarlo. Encapuchados y vestidos de negro, irrumpieron en el domicilio de su víctima en Amozoc. Se lo llevaron alrededor de las cuatro de la mañana del domingo, se presume que antes de las cinco de la mañana ya estaban en Barranca Honda, en la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacan, donde lo privaron de la vida con múltiples balazos.

    El occiso es un varón de aproximadamente 45 años, al cual sacaron de su cama en calzones y con chanclas. El cuerpo fue hallado horas después en un lote ubicado en la avenida Barranca Honda, a escasos 200 metros de la carretera federal a Tlaxcala

    El cadáver de Alejandro C. H., de aproximadamente 45 años, fue localizado boca abajo. Solo con su ropa interior negra y chanclas del mismo color. Las manos las tenía atadas a la espalda. El cuerpo presentaba impactos de bala en la espalda, pierna y abdomen.

    Vecinos de esa demarcación informaron a este reportero que cerca de las cinco de la mañana del domingo, escucharon al menos ocho detonaciones de arma de fuego, presumen que fueron los balazos que privaron de la vida a este hombre.

    Policías municipales y estatales resguardaron el sitio, mientras que peritos y agentes de la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios de la Fiscalía General del Estado (FGE) realizaron el levantamiento y la recolección de indicios, entre los cuales encontraron una chamarra negra al lado del cuerpo.

    Durante las diligencias del levantamiento del cadáver acudieron hasta el sitio algunos familiares del occiso, entre ellos su esposa, que lo identificaron plenamente. Fueron ellos los que indicaron a las autoridades que alrededor de las cuatro de la mañana sujetos armados, vestidos de negro y con capuchas, entraron a su casa y se llevaron a Alejandro, para casi de forma inmediata ejecutarlo.

    Las autoridades presumen que se trata de un claro ajuste de cuentas, sin embargo, no descartaron algún otro móvil. Oficialmente el cadáver quedó señalado como desconocido 287, dentro de la carpeta de investigación 330/2019/UIEHOM.