• Cuatro matones lo esperaron a la salida de una tienda departamental y lo atacaron a balazos.
• Dos sicarios fueron detenidos, dijeron ser de otros estados y se identificaron como parte de un cártel.

Odilón Larios Nava.- Con siete balazos fue ejecutado un hombre en el estacionamiento del Superama de la Calzada Zavaleta, en la ciudad de Puebla. Según los primeros reportes, salía de la tienda cuando y ya lo estaban esperando los sicarios, quienes al verlo lo interceptaron y dispararon a sangre fría y a quemarropa.
Los reportes policiales indicaron que le dispararon con arma de fuego 9 milímetros y 38. Dos de los delincuentes lograron escapar. Otros dos fueron capturados, se les aseguró una camioneta y un arma de fuego tipo escuadra. Los dos detenidos, según versiones policiales, dijeron ser de un peligroso cártel delictivo y amenazaron que sus compañeros irían a rescatarlos.
Lo anterior ocurrió minutos después de las seis de la tarde en el estacionamiento de la mencionada tienda. El hombre, ahora occiso, de aproximadamente 35 años de edad, oficialmente se encuentra como desconocido 354, pero entre sus pertenencias se halló una membresía de una tienda a nombre de Jesús Antonio Hernández Cruz. Se presume que el hombre acudió a realizar unas compras a la tienda.
Cuando el masculino salió de la tienda ya lo estaban esperando cuatro sicarios a bordo de una camioneta NP-300 de la Nissan, color rojo, con placas de circulación NEL-5810 del Estado de México, de inmediato lo interceptaron y le dispararon en siete ocasiones. Su muerte fue instantánea.
Los delincuentes escaparon en la camioneta y momentos después la Policía Estatal logró detenerlos, con el apoyo de la municipal y la ministerial. Los detenidos dijeron ser José Guadalupe B., de 25 años de edad, el cual aseguró a las autoridades ser Apodaca, Nuevo León y el otro se identificó como Luis Michel C., y dijo ser de Guadalajara, Jalisco.
Las autoridades policiales tuvieron que reforzar la seguridad en el perímetro, porque en su primera entrevista estos sujetos dijeron pertenecer al cártel mencionado, y afirmaron que irían a rescatarlos. En un café que está cerca del lugar los policías pidieron a los clientes que estaban en las mesas del exterior, ante dichas amenazas, que se retiraran para evitar cualquier riesgo.
Las diligencias del levantamiento del cadáver corrieron a cargo del personal de la Agencia Estatal de Investigación de la Décima Comandancia, quienes contaron con el apoyo de peritos y personal de participación social de la Fiscalía General del Estado (FGE).
Aunque en un principio algunas fuentes policiales indicaron que todo indicaba que se trataba de un homicidio en riña entre personas que estaban tomando alcohol juntas, esto fue descartado momentos después, pues se confirmó que se trató de una ejecución directa.
Por su parte la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) indico en su cuenta de Twitter, por medio de dos tuits, que “al parecer” se trató de una riña entre trabajadores de la construcción.