• Le clavó un tenedor de dos puntas, de los que sirven para trinchar carne, en la pierna derecha.
• Su suegra, su exesposa y dos mujeres más lo agredieron en su propia casa de Viveros del Valle.

Odilón Larios Nava. – Un hombre fue agredido a golpes, además sus agresoras le clavaron un tenedor de dos puntas – de los usados para trinchar carne – en la pierna derecha. Su exesposa, exsuegra y dos excuñadas, llegaron hasta su casa en la colonia Viveros del Valle, ingresaron por la fuerza y no perdieron tiempo para causar daño a Cacho, de aproximadamente 35 años.
Los vecinos y amigos de Cacho, conversaron con este diario e indicaron que no es la primera vez que esas mujeres lo agreden, pues aseguran que algunas marcas que tiene en la frente se las causaron las mismas personas. Aseguran que además esas mujeres le han robado, vaciado la casa en diversas ocasiones. Aseguraron que las féminas usan como pretexto que Cacho está obligado a pasarle a su exesposa manutención para su hijo y por eso se “cobran a lo chino”.
Esta agresión ocurrió alrededor de las cuatro de la tarde, cuando las cuatro féminas llegaron portando una escoba y el mencionado tenedor. Con violencia entraron a la casa marcada con el número 13 de la calle Nardos esquina con Violetas de Viveros del Valle. En ese domicilio vive Cacho y su padre, este último es diabético y no se encontraba en el lugar.
Fueron los vecinos quienes comentaron quiénes son las agresoras y los antecedentes de violencia hacia Cacho. Aseguran que la cicatriz que Cacho tiene en la frente y otras, son de lesiones que le causaron las mismas mujeres. También indicaron que las mismas personas le han robado todas sus cosas de la casa en otras ocasiones.
Lo que ocurrió después de que las mujeres ingresaron a la casa de Cacho, fue que lo agredieron a golpes, mientras otras de ellas lo sujetaban. Durante esas acciones la suegra intentó clavarle el tenedor de dos puntas en cualquier parte, pero sólo alcanzó a lesionarlo en la parte trasera de la pierna derecha.
El hombre pudo forcejear y liberarse, por lo que salió corriendo hasta la calle en donde llamó a gritos a vecinos y amigos, quienes salieron y lo protegieron. A las mujeres no las agredieron, pero sí llamaron a las autoridades.
Policías del estado y del municipio llegaron para tomar conocimiento. Mientras que paramédicos del Grupo Relámpagos de Protección Civil atendieron al herido, después la ambulancia 280 de Cruz Roja lo trasladó a un hospital.
Cabe señalar que la policía estatal se llevó detenidas a las cuatro mujeres para ponerlas a disposición del Ministerio Público y que sea esta autoridad la que finque responsabilidades.