• La mujer que cursa un embarazo de diez semanas acusó que su pareja la golpeó con un puñetazo en el rostro.
• El hombre dijo que sí la golpeó pero a raíz de una agresión de ella y después de que le gritara en la vía pública que el hijo que espera no es de él.

Odilón Larios Nava.- Una mujer acusó a su pareja – a hora expareja sentimental – de haberla golpeado con un puñetazo en el rostro a la altura de uno de los ojos. El hombre de 26 años de edad, según fuentes extraoficiales es policía auxiliar en Tlaxcala, y está detenido por violencia familiar. El varón, aceptó haber pegado a la fémina, pero señaló que ella lo agredió primero, y que incluso le confesó que el hijo que espera no es de él.
A continuación se dan a conocer ambas versiones de los hechos:
En las entrevistas con las autoridades, Juna Lizbeth, quien cursa un embarazo de diez semanas, acusó que fue golpeada por su pareja sentimental en la vía pública, dijo que fue agredida porque ella no quiso regresar con él después de que la abandonó hace unos días.
Agregó que la agresión se dio en la zona de la CAPU y que la habría golpeado sólo porque el hombre es muy agresivo y porque ella no quiso volver con él.
Mientras que el hombre llamado Guillermo, de 26 años de edad, mencionó que sufría maltrato por parte de la fémina, quien lo golpeaba y mordía en repetidas ocasiones, pero además de decirlo mostró marcas de mordidas y golpes en el cuerpo, marcas que denotaban diferentes temporalidades, desde unas muy recientes hasta otras de días e incluso semanas, indicaron las fuentes consultadas.
El hombre señaló que no respondía a las agresiones de su pareja por respetarla como mujer, además de que sabía que ella estaba embarazada. Sin embargo esas agresiones lo hicieron salir de su casa y abandonarla.
A diferencia de la versión de los hechos que dio ella, él aseguró que fue Juana Lizbeth quien le llamó por teléfono el jueves para que se vieran en inmediaciones de la CAPU, en un puente. Ahí se encontraron y lo que Guillermo pensó se trataría de una reconciliación se convirtió en una separación definitiva.
El hombre dijo que la mujer lo comenzó a ofender y que le dijo que no quería verlo porque iba a regresar con su anterior pareja, el padre de su primera hija. Y por último le dijo que no la buscara porque el niño que lleva en el vientre no es de él.
Ante eso, Guillermo aceptó que forcejearon y él le dio el puñetazo en el rostro. Aseguró que ella también lo agredió y mostró a las autoridades policiales algunas huellas de mordidas recientes.
Guillermo, quien según las fuentes consultadas es policía auxiliar de Tlaxcala, quedó detenido por el delito de violencia intrafamiliar, está a disposición del Ministerio Público para que se le finquen responsabilidades.