* Hizo un llamado para que no haya confrontación.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, afirmó Enrique Peña Nieto dejará un país sin crisis política ni financiera, aunque sí con graves problemas de violencia, inseguridad y pobreza.

“Hay problemas; es público, es notorio de qué hay una crisis en el país, pero también se ha logrado que la transición se esté dando en armonía, con estabilidad, no hay crisis política, no tenemos una crisis financiera; no está sucediendo lo que desgraciadamente está sucediendo en Argentina”, afirmó.

Entrevistado en el aeropuerto de esta ciudad, Obrador dijo que no quiere entrar en confrontación ni criticar al presidente Peña.

“Yo no quiero juzgar nadie, estoy viendo para adelante, estoy viendo que necesitamos unirnos todos y no pelearnos”, dijo López Obrador e hizo un llamado para que no haya confrontación.

“Estoy haciendo una recomendación respetuosa a los legisladores de que si van a llegar los secretarios del gobierno actual a comparecer como lo establece la ley pues que se les cuestione y se les critique, pero con respeto, son excesos y mucho menos se humille a nadie, se tiene que actuar con mucha responsabilidad y no perder el decoro

“No se puede actuar de esa manera no ha sido nuestra forma y hemos sido opositores y fuertes, pero siempre hemos sido respetuosos, eso es una recomendación de que se discuta, se debata, se critique, se cuestione, pero con respeto, sin agresiones, sin violencia verbal y mucho menos que se humille a nadie. Que nadie salga de la Cámara (de Diputados) humillado, ofendido vilipendiado, eso no”, comentó.