Dulce Gómez

El alcalde capitalino, Luis Banck Serrato, sentenció que se llegará hasta las últimas consecuencias respecto a los dos elementos de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM) que la noche del viernes fueron detenidos por custodiar a sujetos que transportaban combustible robado en la zona limítrofe con Amozoc y Puebla.
En breve entrevista, el presidente municipal señaló que actualmente la Contraloría Municipal, la Unidad de Asuntos Internos y el Gobierno del Estado investigan a los dos elementos detenidos por la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP).
Banck Serrato, dijo que periódicamente se llevan a cabo Pruebas de Control y Confianza dirigidas hacia los uniformados, y aseguró que las mismas continuarán.
Incluso, recordó que se han dado de baja a más de 50 efectivos que no pasaron dichas pruebas realizadas por el Sistema Nacional de Seguridad Pública.
“Las Pruebas de Control de Confianza son periódicas, son permanentes, nunca se han detenido. De hecho dimos de baja a más de 50 elementos que no pasaron las pruebas”, reiteró.
De tal modo, apuntó que los dos elementos policiales detenidos la noche del 10 de febrero están bajo investigación hasta llegar a las últimas consecuencias.
“Instruí que se lleve a cabo una investigación para que se llegue hasta las últimas consecuencias”, manifestó el edil.
Fue en un reten del Escudo Zaragoza donde se retuvo a las dos camionetas, una tipo pick up y otra de redilas, donde era transportado el combustible. Los huachicoleros lograron huir, sin embargo, los elementos quedaron a disposición de las autoridades.