• Personal de la policía municipal de san Pedro logró controlar la situación.

Odilón Larios Nava.- Elementos de la policía municipal de San Pedro Cholula, aseguraron una granada de mano en el jardín exterior del Parque Funerario Asís, ubicado en el municipio antes referido.
Fue el velador del lugar quien se percató de la presencia del artefacto al estar haciendo trabajos de jardinería. La granada estaba dentro de una caja de cartón y al observar en su interior encontró el artefacto explosivo, por lo que de inmediato dio aviso a las autoridades policiales.
Fue cerca de las 15:00 horas, cuando en la comisaría municipal recibieron una llamada de emergencia, en ese momento se informaba de la presencia del artefacto explosivo afuera del mencionado panteón.
De forma inmediata, la policía municipal de san Pedro se dirigió al lugar para constatar la versión de la persona que hizo la llamada. Al llegar al exterior del Parque Funerario Asís, notaron que en el jardín exterior había una caja, como lo había descrito el hombre que hizo la llamada, al acercarse con cautela, constataron que en el interior había un artefacto explosivo.
La zona fue resguardada por los policías del municipio de san Pedro Cholula y siguiendo con los protocolos de seguridad, se dio parte al personal de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) quienes enviaron al Grupo Potasio, el grupo o escuadrón antibombas del estado.
Mientras aguardaban la llegada del personal antibombas, los policías de san Pedro Cholula se entrevistaron con el velador del lugar, quien mencionó que él estaba haciendo trabajos de jardinería y en ese momento vio la caja, cuando se acercó a ella pensando que era basura, notó que en su interior había una granada. Aseguró que no se percató del momento en que la dejaron en ese lugar.
Posteriormente la granada fue asegurada por el Grupo Potasio de la SSP, y al descartar cualquier riesgo se entregó a la policía de san Pedro Cholula, para que hicieran los trámites necesarios para remitirla ante las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR), para que se encarguen de las investigaciones de rigor y de la destrucción de este artefacto de uso exclusivo del Ejército Mexicano.