• Se presume que fue asesinado por su compadre quien lo llevó hasta su casa para venderle unos gallos y ahí lo ultimó con dos balazos.

Odilón Larios Nava.- Un hombre de 48 años de edad fue encontrado muerto en campos de cultivo de Tlaltenango, en los límites con Huejotzingo. Lo dejaron encobijado en un sembradío de alfalfa, el cuerpo presentaba dos impactos de bala uno en la cabeza y otro en la espalda. Según declaraciones de los familiares del occiso, el presunto homicida es compadre del finado y tiene su domicilio en el municipio Domingo Arenas, donde presumen que fue asesinado.
El finado, según indicaron la esposa y la hija, en vida respondía al nombre de Porfirio Pérez González, de 48 años de edad, quien era de ocupación campesino, además criaba gallos de pelea, los cuales vendía con posterioridad. Cabe señalar que tenía su domicilio en san Lorenzo Almecatla, en el municipio de Cuautlancingo.
Familiares del hoy occiso indicaron, en entrevista con este diario, que Porfirio salió a trabajar el pasado martes. Ya estando en la calle Porfirio se encontró con su compadre Ignacio J. C., de aproximadamente 50 años de edad.
Porfirio iba acompañado de un hombre, según este último, Ignacio, le ofreció unos gallos de pelea a buen precio y por esos se dirigieron hasta el domicilio de Ignacio en Domingo Arenas. Al llegar al acompañante de Pérez González, le indicaron que debía esperar afuera, porque él no podía pasar.
Momentos después de que Porfirio ingresó a la casa mencionada, el acompañante que esperaba en el exterior, escuchó dos disparos y gritos de personas en el interior de la casa los cuales pedían que ya no dispararan.
De inmediato el acompañante se sintió en peligro y escapó. Fue hasta el domicilio de la familia de Porfirio y les platicó lo ocurrido. Familiares de Pérez González, acudieron hasta la casa de Ignacio en Domingo Arenas, pero los ocupantes no les permitieron ingresar. Por ello, ese mismo día, el martes por la tarde acudieron a reporta lo que sabían a las autoridades policiales y ministeriales.
El Ministerio Público de san Andrés Cholula sólo dijo a los familiares que no podía hacer nada por el momento y la policía municipal que no podía ingresar a la casa señalada pues no contaban con una orden de cateo. De tal forma que ninguna autoridad hizo nada en ese momento, pese a que los familiares de Porfirio tenían fundadas sospechas de que lo habían matado.
Siguiendo con la búsqueda de su familiar, este miércoles por la mañana se enteraron que las autoridades habían encontrado a un hombre encobijado en campos de cultivo de Tlaltenango, en la calle Motolinia y camino a santa Ana Xalmimilulco.
El cadáver estaba a la orilla de un cultivo de alfalfa, envuelto en cobijas. De acuerdo con las primeras versiones de las autoridades, el cadáver presentaba dos impactos de bala, uno de ellos en la cabeza y uno más en la espalda.
Una cuñada del hoy occiso, aseguró que la mañana de este miércoles se encontró en calles de Domingo Arenas a Ignacio, quien conducía una camioneta, quien se acercó a ella y le confesó que había matado a Porfirio, que le había pegado un disparo en la cabeza, tal y como poco después lo confirmaría cuando encontraron el cadáver.
Personal de policía de Tlaltenango acordonó el sitio en donde se encontró el cuerpo. El levantamiento del cadáver lo efectuó el Ministerio Público de san Pedro Cholula, quien inició la averiguación previa 2047/2016.
Los familiares de Porfirio Pérez solicitaron a las autoridades que efectúen las investigaciones de rigor y que pronto capturen al responsable para que pague por su crimen. Los deudos dijeron desconocer la razón por la que Ignacio mató a su compadre Porfirio, pero definieron al presunto homicida como muy peligroso, aseguraron que ya ha estado preso por el delito de homicidio. También dijeron temer por la seguridad de la familia, pues lo creen capaz de hacer cualquier cosa.