• Campesinos hallaron la fosa clandestina y dieron aviso a las autoridades policiales.
• El cuerpo estaba amarrado de pies y manos y tenía una bolsa amarrada en la cabeza.

Odilón Larios Nava. – La Fiscalía de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI) investiga el hallazgo de un cadáver enterrado en campos de cultivo de Tecamachalco, el cual fue hallado en estado de descomposición, amarrado de pies y manos y con una bolsa de plástico que le cubría la cabeza, se presume que puede ser una víctima de secuestro.
El hallazgo del cadáver en tales circunstancias se realizó en campos de cultivo denominados como El Túnel, en el camino a Tuzuapan, en el municipio de Tecamachalco. Hasta el cierre de esta edición la Fiscalía General del Estado no había dado avances sobre este caso.
El jueves poco antes del mediodía un campesino descubrió que en un terreno había un cuerpo enterrado, por lo que de manera anónima avisó a las autoridades y estas llegaron para realizar la búsqueda del lugar exacto.
Para ubicar el sitio la FISDAI y la Agencia Estatal de Investigación se valieron de binomios caninos, los cuales lograron ubicar el lugar exacto. El cuerpo estaba sepultado en una fosa de un metro y medio de profundidad.
El cadáver estaba amarrado de pies y manos y tenía colocada una bolsa en la cabeza. Las características del cuerpo no se conocen. El caso quedó a resguardo de la FISDAI, oficialmente no se ha informado sobre los detalles, por lo que no ha sido