Odilón Larios Nava.- Después de 24 horas, el cadáver de un niño que fue atropellado, fue encontrado en plena vía pública, en el camellón central de la Vía Corta a Santa Ana, a la altura de la Comisaría Norte de la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito Municipal (SSPTM).
Fue difícil, para los curiosos que se dieron cita en el lugar, creer que nadie se haya dado cuenta del cadáver del niño, dado que es un lugar muy transitado diariamente y mucha gente pasa de Villa Frontera a la central de abasto o viceversa.
De acuerdo con el orden cronológico de los hechos, contado por los familiares de las dos víctimas mortales que dejó este percance, el pasado martes alrededor de las 06:30 de la mañana María López llevaba a su sobrino Benedicto González López, de 11 años de edad, a la escuela, en el Centro.
Ambos habían salido de la colonia San José El Conde, donde tenían su domicilio, sin embargo cuando iban a atravesar la Vía Corta a Santa Ana, la tía y el niño fueron atropellados en los carriles que van hacia Puebla.
Quienes atestiguaron los hechos pidieron apoyo y de inmediato los cuerpos de emergencias, paramédicos del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), llegaron a atender ese percance, pero sólo se percataron de la mujer lesionada, a quien trasladaron al Hospital General del Norte, donde poco después de haber ingresado murió.
Cuando los familiares fueron notificados del deceso de la mujer preguntaron por el paradero del menor y comenzaron a buscarlo, incluso en su escuela y otros hospitales, pero nadie les dio razón del paradero del menor.
Ante esta situación, el miércoles por la mañana la mamá, hermano y otros miembros de la familia salieron a buscar al niño y se les ocurrió ir a la zona de la central de abasto para preguntar a los comerciantes, que presumieron fueron testigos del accidente, si se habían percatado qué había pasado con el menor.
Todos a los que preguntaron les dieron la misma respuesta, no sabían nada. Con angustia y desesperación uno de los miembros de la familia fue a revisar el lugar del atropellamiento, y en el camellón central, entre el pasto encontró tendido el cuerpo del menor.
De forma inmediata avisaron a los demás, y ante eso la madre y el hermano mayor del niño lo reconocieron plenamente. No tardaron en llegar elementos de tránsito y policía municipal, aunque al tratarse de una vialidad federal las diligencias de los accidentes son responsabilidad de la Policía Federal.
Poco después el Agente del Ministerio Público Especializado en Delitos Culposos Delegación Oriente, del Tercer Turno, acudió para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar la averiguación previa 62/2015.