• El cadáver se encontraba flotando entre la basura del río Atoyac.
• Por la apariencia del cuerpo la fémina posiblemente estaba embarazada.

Odilón Larios Nava.- Joven mujer, presumiblemente embarazada, fue encontrada decapitada, su cadáver flotaba en las contaminadas aguas del río Atoyac. La fémina se encuentra en calidad de desconocida, el levantamiento del cuerpo se hizo en la represa ubicada a la altura de la colonia La Carmelita al sur de la ciudad de Puebla.
Este lunes, poco después de las dos de la tarde, una de las personas que pasó por el río, se percató del cadáver flotando y dio aviso a las autoridades por medio del 066. Al llegar la policía estatal y municipal, corroboraron lo anterior.
Posteriormente arribaron elementos de rescate urbano de Protección Civil Municipal y de la Bomberos del Estado, también lo hizo el Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios.
Los cuerpos de rescate estaban alistando el equipo acuático para lograr sacar el cuerpo, pero la corriente acercó el cadáver a la orilla, y con una soga, que en la punta tiene un gancho, lograron sujetarlo y acercarlo hasta donde estaban los bomberos, y así lograr extraerlo.
En ese momento corroboraron que se trataba de un cadáver del sexo femenino, decapitado, con algunas marcas de lesiones en los hombros. El cuerpo estaba completamente desnudo, por sus características correspondía al de una mujer de aproximadamente 25 a 30 años de edad. Como se mencionó líneas arriba, por lo abultado de su vientre no se descartó que pudiera estar embarazada, pero eso será confirmado o descartado por medio de los protocolos de necropsia.
Los primeros reportes indicaron que la mujer tenía aproximadamente dos días de haber perdido la vida, se desconoce con precisión cómo es que la cabeza le fue arrancada. La fémina se encuentra en calidad de desconocida, se espera que una vez que pueda conocerse su identificación, se puedan tener más datos que sugieran el móvil del homicidio.
Las diligencias del levantamiento del cadáver corrieron a cargo del Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios, quien inició las indagatorias de rigor.