Los mandos y elementos de la Guardia Nacional, cuya creación está prevista en el Plan Nacional de Paz y Seguridad, estarán obligados y comprometidos a desarrollar sus tareas con respeto irrestricto a los derechos humanos, afirmó la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

 

Ello se dará “sin excepción, sin excusa ni pretexto. Esa es la orden que ha dado el presidente de México”, agregó la funcionaria federal al dirigir su mensaje en el Encuentro Nacional para la Construcción de Paz y Seguridad, que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Dijo que las instrucciones del Ejecutivo federal “han sido claras y contundentes a este respecto”, y abundó que ella como titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), y Alejandro Encinas Rodríguez, como subsecretario de Derechos Humanos, “cada día habremos de actuar para prevenir, y en su caso corregir, cualquier conducta violatoria de los derechos humanos”.

 

Añadió que le corresponde a la Segob la responsabilidad de promover y fortalecer el respeto a las garantías fundamentales en el ejercicio de las facultades que tienen conferidas las dependencias en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

 

Sánchez Cordero señaló que los mexicanos tienen la esperanza en el presidente López Obrador y en su gobierno, de las acciones concretas, inmediatas, contundentes para detener la violencia del crimen organizado y de las bandas criminales.

 

Recordó que por ello el presidente López Obrador tomó la decisión de proponer al Congreso de la Unión, y en su momento a las legislaturas de las 32 entidades federativas, la reforma constitucional para dar base sólida a la creación y operación de la Guardia Nacional.

 

Ahí confluirán “Policía Militar, Policía Naval y los mejores elementos de la Policía Federal para hacer frente a la tarea de recuperar la seguridad y alcanzar un clima de paz y tranquilidad en cada comunidad, en cada colonia, en cada municipio, en todo el territorio de nuestro querido México”, agregó.