Un grupo de choque perteneciente a la organización “28 de octubre” agredió brutalmente a líderes de transportistas de la Confederación Revolucionaria Obrero Campesino (FROC CROC) y a cuatro de sus integrantes quienes fueron internados en el hospital de traumatologia para su atención médica, y después de una semana están teniendo su recuperación en su domicilio.

El pasado viernes 31 de agosto del 2018, los líderes croquistas recibieron la amenaza de que integrantes de la Unión de Vendedores Ambulantes “ 28 de octubre “acudirían al sitio de taxis  frente al Hospital General del Norte de la ciudad (villa frontera) para despojarlos del lugar, argumentando que también les pertenece.

Sin embargo, los dirigentes croquistas estuvieron presentes en el lugar a las 16:00, llevando consigo la documentación que los acredita como sitio debidamente autorizados por la Secretaria de Infraestructura y Movilidad del Transporte y Vialidad Municipal, desde el 2006.

En eso arribó al lugar un camión de la línea Apizaco con numero 321, repleto de individuos identificados por testigos como grupos de choque de la organización 28 de octubre, quienes sin permitir algún dialogo, se dirigieron directamente al líder croquista David Barbosa y lo agredieron físicamente logrando perdiera el conocimiento al igual que sus acompañantes.

Del hecho se había anticipado a algunos medios de comunicación, sin embargo, la ausencia de estos también fue aprovechada por los pandilleros quienes arrebataron a un reportero de su equipo de trabajo y además lo agredieron, lo que pone en evidencia el dicho del dirigente de esa organización Rubén Sarabia de que son respetuosos de la libertad de prensa.

Esta es la realidad de los hechos, las víctimas de la agresión se encuentran en recuperación luego de su hospitalización, ya han interpuesto la demanda en contra de los responsables de la agresión y piden  a las autoridades se proceda en contra de ellos.

EL día de los sucesos, estaban también en el lugar tres patrullas de la policía municipal  con sus respectivos elementos, quienes también fueron testigos de la agresión, sin embargo debido al centenar de pandilleros, y la rapidez sucedieron los hcos, nada pudieron hacer por detenerlos.