• Los sicarios sometieron a los guardias, después ingresaron al fraccionamiento y forzaron la casa donde no encontraron a nadie.
• Dispararon contra la casa y un auto en más de 30 ocasiones y después de este violento mensaje, escaparon.

Odilón Larios Nava.- Violenta escena vivieron los habitantes del fraccionamiento Bosques de Chapultepec, por la tarde de este jueves, cuando cuatro sujetos armados llegaron al lugar, golpearon y sometieron a los guardias de seguridad y después llegaron hasta el domicilio marcado con el número 22, al cual ingresaron por la fuerza. Al no encontrar a la persona, o personas que buscaban, dejaron un inequívoco mensaje: más de 30 balazos a la casa y al alto que estaba en el exterior.
Lo anterior ocurrió alrededor de las seis de la tarde con treinta minutos de este jueves. Se descartó que se hubiera tratado de un intento de robo. Pese a que estos sujetos ingresaron a la casa mencionada, no hay huellas de que se tratara de un robo, únicamente se sabe que entraron buscando a alguien en específico, pero al no encontrarlo a manera de mensaje siciliano dispararon contra la casa y el vehículo que estaba estacionado.
Los peligrosos delincuentes llegaron a bordo de un vehículo Volkswagen, tipo Jetta, color negro, con los vidrios polarizados, pero se desconocen las placas de circulación pues los guardias de seguridad privada fueron incapaces de percatarse de ese detalle antes de ser vapuleados y sometidos.
Según las fuentes policiales consultadas, en el lugar hallaron más de 30 casquillos percutidos, presumiblemente calibre 9 milímetros. No hubo personas lesionadas por los impactos de bala, y se descartó que el grupo armado se hubiera llevado a alguien privado de la libertad.
Los cuatro sujetos ingresaron al fraccionamiento y para ello sometieron a los vigilantes de la entrada, los golpearon y dejaron amarrados. Una vez libre el paso y la salida, ingresaron hasta el domicilio en cuestión, el cual abrieron por la fuerza.
Buscaron en la casa, pero al no encontrar a quien, o a quienes buscaban, salieron. Antes de irse, dejaron el violento mensaje: los más de treinta balazos, algunos de ellos dieron en la casa y en un vehículo color blanco de la marca Volkswagen.
Se desconoce el móvil de la agresión, pero versiones de vecinos de aquella de la ciudad señalaron que en el lugar hay varias personas dedicadas a la venta de combustible. Las autoridades no han comentado si esta es la línea de investigación o si encontraron elementos que los hagan apuntar hacía otra hipótesis de investigación.
Horas más tarde en redes sociales trascendió que el hombre al que los delincuentes fueron a buscar, logró brincar a una de las casas vecinas y ahí se escondió y así pudo salvar la vida. En ese mismo mensaje en la red, se dijo que el sujeto quedó a disposición de las autoridades ministeriales para que rinda declaración y se desahoguen las investigaciones.