Tiene más de 120 artículos publicados en revistas especializadas, como Surface Science Reports

Gregorio Hernández Cocoletzi ha recibido diferentes reconocimientos, uno de ellos otorgado por la Sociedad Mexicana de Ciencias de la Superficie y Vacío por la mejor tesis doctoral en 1991. Actualmente es nivel III del Sistema Nacional de Investigadores y tiene en su historia académica alrededor de 150 participaciones en congresos nacionales e internacionales y más de 120 artículos publicados en revistas especializadas, como Surface Science Reports.
Investigar materiales nuevos es un tema que se puede enmarcar en la ciencia de materiales. Cuando las dimensiones son pequeñas, del orden nanométrico (nanómetro: millonésima parte de un milímetro), su estudio es a través de la nanociencia, área importante para el desarrollo científico y tecnológico en diferentes disciplinas, desde la fabricación de dispositivos electrónicos hasta médicos. Para hacerlo posible, Gregorio Hernández Cocoletzi, investigador del Instituto de Física “Ing. Luis Rivera Terrazas” (IFUAP), centra su trabajo en estudios predictivos de nuevos materiales con dimensiones nanométricas.
“Tratamos de encontrar desde el punto de vista del modelado computacional, sistemas que eventualmente impliquen o favorezcan la aplicación en general en los dispositivos electrónicos, por ejemplo. Como dicen los compañeros, si encontramos nuevos materiales podemos sugerir su empleo en las naves espaciales”, expresa con emoción.
Desde su cubículo en Ciudad Universitaria, por medio del modelado computacional, realiza cálculos de primeros principios para encontrar estructuras estables, ya que la fabricación de los materiales propuestos implica altos costos y equipos sofisticados. De esta manera, Gregorio Hernández, doctor en Física por la UNAM, investiga cómo modificar el grafeno, material que simula un panal de abejas y se utiliza en dispositivos electrónicos. También indaga en el encapsulamiento de moléculas orgánicas en nanotubos de nitruro de boro, para que estos sean utilizados como transporte de fármacos.
Otra vertiente de su trabajo es tomar un sistema publicado (los resultados de una investigación), para explicar las propiedades físicas de los sistemas. La comparación entre teoría y experimento es lo que completa un trabajo de investigación, argumenta el ganador del Premio Estatal de Ciencia y Tecnología en 2006.