Al encabezar ayer la ceremonia en la que entregó el Premio Nacional de la Juventud 2016, el Presidente Enrique Peña Nieto aseguró que la marca que distingue al Gobierno que a él le toca encabezar es la de “romper paradigmas, romper los modelos que teníamos, que estaban obstaculizando e impidiendo que pudiéramos avanzar y crecer a mayor celeridad”.

“Romper esas barreras que en distintos ámbitos no nos estaban permitiendo generar un nuevo horizonte mucho más alentador, mucho más promisorio y de mayor esperanza para las nuevas generaciones”, añadió.

El Primer Mandatario subrayó que para ello se impulsaron y ya se han concretado distintas reformas, para “asegurar que las generaciones de jóvenes pudieran tener mayores espacios de realización”. Además, con el propósito de que “México pudiera seguir creciendo, para abrir espacios laborales para los jóvenes que hoy son parte de esta generación”.

Apuntó: “cada vez que toco el tema de las reformas lo digo con especial orgullo, porque no es un tema menor. Esta Administración logró, con la participación de distintas fuerzas políticas, romper barreras a través de cambios y de reformas estructurales que, sin duda, en los próximos años, y ya desde ahora, le están abriendo un nuevo camino, una nueva brecha a las presentes y futuras generaciones, en distintos sectores y ámbitos”.

Resaltó que una reforma que pone especial acento en lo más importante, que es la calidad de la educación, es la Educativa. La educación, agregó, “es la herramienta más importante, el recurso más importante que puede tener la juventud mexicana para abrirse camino a lo largo de su vida”.

Esta Reforma, dijo, es para “darles a las nuevas generaciones la oportunidad de tener más herramientas, mejores conocimientos, mayores capacidades, que despierten y que provoquen que en cada joven crezca el talento a partir de la buena educación”.

El Titular del Ejecutivo Federal refirió que “por supuesto que enfrentamos resistencias, en ésta y en todas las otras reformas, porque es romper con barreras, con inercias, con vicios y con modelos ya añejos que no estaban sirviendo”.

Estableció que a este Gobierno le enorgullece “que estemos trabajando en el impulso a todas estas reformas, en la concreción de las mismas”, de las que la más importante es la Reforma Educativa, que “está diseñada con el propósito de asegurar calidad en la educación que reciben presentes y futuras generaciones”.

El Presidente Peña Nieto resaltó “la gran inspiración con que los jóvenes de México con distintos talentos, con diferentes capacidades, con diferentes ideas, con formas distintas de pensar, nutren el proyecto de nación que estamos construyendo”.

“Esa es la ruta que estamos siguiendo para que México sea una nación cada vez más próspera, de mayor bienestar, de calidad para su gente”, expresó.

El Presidente Peña Nieto se manifestó contagiado por “el valor y el gran activo que hay en cada mexicano, especialmente en la juventud”. Es, puntualizó, “una juventud que sueña, que es crítica, que no se conforma con lo que hoy se tiene y que quiere aportar al cambio y mejorar las condiciones que hoy tenemos”.

En el evento, realizado en el salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, el Presidente Peña Nieto entregó el Premio Nacional de la Juventud 2016 en las categorías de Logro Académico, Expresiones Artísticas y Artes Populares, Compromiso Social, Fortalecimiento a la Cultura Indígena, Protección al Ambiente, Ingenio Emprendedor, Derechos Humanos, Aportación a la Cultura Política y a la Democracia, Ciencia y Tecnología, y Discapacidad de Integración.