• Al margen de la impartición de justicia, para los familiares lo importante son los restos de sus fallecidos

 

Al cumplirse un año más de la tragedia de Pasta de Conchos en la que 65 mineros quedaron atrapados tras una explosión, existe la voluntad política por parte del Estado mexicano para respaldar la reanudación de labores de búsqueda en aras de contribuir a la reconciliación nacional y ofrecer garantías de justicia otorgadas por la ley.

 

En diálogo con los medios, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que este día visitará el estado de Coahuila para encabezar el aniversario de la fundación del Ejército Mexicano, y se refirió a los lamentables hechos de 2006 para hacer patente la disposición de colaborar en su solución definitiva:

 

“Todo lo que signifique hacer justicia y dejar en libertad los procedimientos para que las autoridades competentes resuelvan, lo vamos a hacer. Sí estamos en condiciones de liberar procesos, de no litigar en hechos que obstruyan la procuración de justicia.”

 

En este caso, como en otros donde la exigencia legítima de justicia ha trascendido fronteras, habrá total apertura a la colaboración internacional, asentó el mandatario: “Que especialistas del mundo puedan opinar para que se hagan, si es posible, las excavaciones y se rescaten los cuerpos, se rescaten los restos de los fallecidos”.

 

Recordó que previamente ha planteado la posibilidad de que se reinicien las labores de búsqueda en la mina ubicada en la ciudad de Santa Rosita:

 

“Que no se descarte, incluso, que, mediante una decisión voluntaria, concertada, la empresa lleve a cabo una exploración para sacar los restos de los que quedaron atrapados en la mina. Creo que eso ayudaría mucho en la reconciliación entre las partes y en el marco de la reconciliación nacional.”

 

La voluntad política podría materializarse a través de una acción del propio Ejecutivo. En sus palabras:

 

“Estamos dispuestos, incluso, a plantearlo a la empresa para que profesionalmente, técnicamente, científicamente, se analice la posibilidad para la reconciliación. Independientemente de la impartición de justicia, de la reparación de los daños, independientemente de eso, para los familiares de víctimas lo más importante son los restos de sus familiares, el tenerlos. Ese es el sentimiento general.”