Por Patricia Moreno Sánchez

En el marco del Día Mundial de Glaucoma que se conmemoró ayer 12 de marzo se da a conocer que este padecimiento es la primera causa de ceguera en México.
El Doctor Jorge Gutiérrez Ponce especialista en Oftalmología del Hospital de San José del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y Coordinador del Programa de Trasplante de Córneas del Instituto, explicó que el Glaucoma es una enfermedad que dependiendo del país ocupa entre primera y segunda causa de ceguera, en la población de la tercera edad.
Agregó que este padecimiento se afecta al 1 y 2 por ciento de la población y el problema es que el 50 por cuento de los enfermos no lo sabe, por falta de una revisión o se han enterado demasiado tarde y el daño es irreversible.
Detalló que el Glaucoma es un padecimiento que se presenta en el nervio óptico del ojo, debido a que la presión intraocular no se regula de forma adecuada.
El Glaucoma es una enfermedad que no presenta síntomas, por lo es difícil saber que una persona ya tiene este padecimiento antes de que ya cauce un daño evidente. Por ello es importante que los pacientes acudan a los centros de salud a realizarse una revisión para detectar o descartar esta enfermedad, principalmente cuando se tienen factores de riesgo.
Entre los pacientes que no tienen un antecedente, pueden presentar un riesgo de 1 o 2 por ciento de tener Glaucoma. En esta población la recomendación es que la personas que haya cumplido los 40 años deberá acudir a realizarse tamizare y descartar este padecimiento.
El especialista refirió que existen varios tipos de Glaucoma , sin embargo dijo que los más comunes son, uno llamado el Glaucoma agudo, es cuando la presión del ojo sube demasiado y causa un fuerte dolor intenso en el ojo. Además baja la visión rápida, y de no tratarse de forma inmediata ese daño puede ser irreversible. Afortunadamente este tipo de Glaucoma no es muy común entre la población.
El Glaucoma crónico, es común, embargo este tipo de padecimientos no registra síntomas durante varios años, por ello se le llama el “Enemigo silencioso”.
“Cuando llega el paciente a consulta y nos dice doctor, yo ya no veo bien, ya veo manchas, me tropiezo y no veo lo que está al lado. Ya no distingo. Todo eso es causado del Glaucoma que está demasiado avanzado”.
Insistió en la importancia de una revisión oftalmológica para detectar el padecimiento pese a que el paciente se sienta bien o no presente molestia. El paciente puede ver bien, el Glaucoma va quitando la visión periférica y lo último que afecta es el centro de la visión.