Dulce Gómez

La nueva gerente del Centro Histórico y Patrimonio Cultural, María de los Dolores Dib y Álvarez, aseguró que tiene las manos limpias, al cuestionarle sobre los señalamientos que hizo en su contra el presidente municipal del PRI, Víctor Manuel Carreto Pacheco, respecto a un presunto desvío de 30 millones de pesos por concepto de cuotas de mantenimiento al interior del fraccionamiento La Encomienda.

En entrevista, la funcionaria municipal se deslindó de las acusaciones en su contra que en días pasados hizo Manuel Carreto, y desconoció el motivo de las mismas, aunque admitió que fue presidenta de la asociación de colonos durante un periodo de dos años.

Al cuestionarle si los señalamientos hacia su persona podrían tratarse de un tema político, María de los Dolores Dib evitó abundar en el tema, incluso, resaltó que es necesario hacer oídos sordos a palabras necias.

“No sé de dónde salieron estas declaraciones. Lo que yo les puedo decir en este momento es que a palabras necias oídos sordos”, subrayó la recién nombrada gerente del Centro Histórico, en suplencia de Sergio Vergara Berdejo.

Agregó que se siente tranquila y no le preocupa el tema, a pesar de las acusaciones que presuntamente hicieron los propios habitantes y que fueron reveladas a través del dirigente priista.

En su momento, Carreto Pacheco pidió al presidente municipal, Luis Banck Serrato, valorar la incorporación de María de los Dolores Dib al gobierno de la ciudad, pues la señaló de actos de corrupción al interior de dicho fraccionamiento.