Dulce Gómez

Los trabajadores de Gas Uno que torturaron a un perro en la colonia Villa Olímpica podrían ser detenidos o multados con 1 millón y medio de pesos, depende de lo que la autoridad determine tras las investigaciones correspondientes.
El Ayuntamiento de Puebla procederá en contra los empleados de dicha gasera que fueron sorprendidos a finales de marzo pasado mientras ataban y arrastraban a un perro callejero, pero que era cuidado por los propios vecinos.
La sanción podría ser de 1 millón y medio de pesos, o en su caso, los trabajadores podrían ir a la cárcel, conforme a lo que establezca la autoridad pertinente.
Los testigos de los hechos fueron asesorados para presentar la denuncia correspondiente ante el Juez Calificador, derivado de la cruel acción que quedó al descubierto en redes sociales y que causó el enojo de la población.
Derivado de la agresión “Canelo” o “Solovino” fue traslado a un veterinario debido a las lesiones que sufrió en la parte trasera de su cuerpo, y es que los empleados lo ataron de las patas traseras para posteriormente arrastrarlo por varios kilómetros.
De acuerdo con las publicaciones hechas por los propios vecinos, el perro hasta hace algunos meses habitaba en la calle y era alimentado por la misma gente de la zona.
En su momento, la empresa Gas Uno aseguró que iniciaría las investigaciones correspondientes, además de que ayudaría económicamente a la recuperación del peludo.