Por Patricia Moreno Sánchez

Desde muy temprano miles de familias poblanas y visitantes, se dieron cita a lo largo del Bulevar 5 de Mayo para presenciar la CLII parada cívico militar por la conmemoración de la Batalla de Puebla.

Algunas personas revelaron a la Opinión Diario de la mañana, que llegaron desde las 4 de la madrugada para apartar un lugar y poder apreciar bien todo el recorrido del Desfile del 5 de Mayo.

Don José explicó que cada año, asiste con su familia para disfrutar de esta fiesta:
“Yo vengo desde hace 20 años. Antes venía a ver a mis hijos desfilar y ahora vengo a ver a mis nietos. Qué bueno que ahora ya no cobran las sillas, pero tenemos que llegar desde las 4 de la mañana para tener un lugar”.

El desfile inició alrededor de las 13:00 horas, los contingentes militares con gallardía lucieron sus uniformes de gala e iniciaron el desfile al frente al estrado donde se ubicaban las autoridades; el presidente de la República, Enrique Peña Nieto y el gobernador del estado de Puebla, Rafael Moreno Valle, acompañados de funcionarios estatales y federales, así como por altos mandos militares.

Después de los militares, siguieron los grupos de zacapoaxtlas y xochiapulcas, que representaron con orgullo a sus antepasados que dieron su vida por Puebla.
Posteriormente siguieron los contingentes escolares, seguidos de las bandas de guerra monumental, y bandas de música de distintas instituciones.

De forma intercalada desfilaron 19 carros alegóricos, de los más aplaudidos fue el que la Locomotora de la Batalla de Puebla, el carro de un Submarino Nazi, el carro con una imagen enorme de Benito Juárez.

A dicha conmemoración llegaron turistas de varios estados como Morelos, Hidalgo, Distrito Federal y Oaxaca.

Elvia, de origen oaxaqueño, comentó que es la primera vez que viene a Puebla a disfrutar del desfile, pero llegó a las 9 de la mañana y ya no encontró lugar para que ella y su familia disfrutaran de esta fiesta:
“Llegamos a las 9 de la mañana y vemos que ya no hay lugar, y desde aquí no vemos nada, lástima pues… venimos de lejos y ahora no podemos ver nada”.

Antes y después del Desfile los vendedores ambulantes hicieron su agosto con la venta de todo tipo de artículos, desde sombreros, sombrillas, gorras para protegerse del calor, que tras una mañana nublada, mejoró la temperatura.

Entre la vendimia no faltaron los globos, lentes para el sol, los famosos “miralejos”, discos piratas, pulseras así como bolsas de mano, entre otros objetos.

Y para apaciguar el hambre desde muy temprano no faltaron los alimentos como los tamales y atole caliente de 10 pesos, las mini-cemitas de milanesa, tortas de jamón, gelatinas, jugos, refrescos y agua embotellada que fueron enfriados en grandes tinas de plástico con bloques de hielo.

Los famosos tacos de canasta con salsa verde que venden como “pan caliente” con una oferta de 4 por 10 pesos, comentó el comerciante, Vicente: ” yo vendo tacos de canasta a 4 por 10 pesos, ahorita está tranquilo, pero espero vender los mil 100 que traigo hoy”.

Los comerciantes pagaron una cuota general de 35 pesos al Ayuntamiento de Puebla para que les permitiera vender durante todo el trayecto del Bulevar 5 de Mayo, algunos comentaron que no tuvieron buena venta, otros aseguraron que les fue muy bien.

En la conmemoración de los 152 años de la Batalla de Puebla participaron durante un recorrido de 3.7 kilómetros:
2,700 integrantes de bandas de música.
1000 estudiantes de bandas de guerra.
1,600 alumnos de diversos contingentes escolares.
2000 efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional
150 charros.