Al visitar el hospital rural de Coalcomán, Michoacán, después de comer una birria en un local de este municipio, el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió a los funcionarios de su gobierno que el que se enriquezca a costa de la administración pública y sea corrupto, va a ir al “tambo, al bote [cárcel], sin derecho a fianza”.

 

 

“Vamos a estar dando manicure, pero con achuela para evitar la corrupción”, previno a los funcionarios públicos.

 

 

En el evento para hablar de la atención médica y distribución de medicamentos gratuitos, acompañado del gobernador Silvano Aureoles, López Obrador expuso que ya tiene el diagnóstico y la corrupción es el principal problema del país, es como un cáncer que estuvo a punto de destruir al país.

 

 

El mandatario, afirmó que la meta de la cuarta transformación es acabar con la corrupción y rechazó que esté rodeado de “lambiscones” y “barberos” en su gobierno.