Por Rosa Elvira Vargas, enviada / La jornada nacional
París. La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán representa una “afrenta para el Estado mexicano”, admitió el presidente Enrique Peña Nieto, quien se dijo consternado por este hecho, pero aclaró que mantendrá la agenda de la visita de Estado a Francia por lo que representa en términos de inversión, cooperación bilateral y la posibilidad de la creación de más empleos en México.
En la residencia del embajador mexicano en Francia, el mandatario dirigió un mensaje de alrededor de cinco minutos, en el que dijo también que ha girado instrucciones para que la Secretaria de Gobernación coordine los trabajos para la recaptura del narcotraficante.
Dijo que la evasión del delincuente -quien ya había sido recapturado en 2014 luego de su fuga de Puente Grande- indigna a la sociedad mexicana.
Peña Nieto, quien no aceptó preguntas, dijo también haber dado indicaciones al comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, para tomar acciones específicas que refuercen la vigilancia en torno a los penales de máxima seguridad del pais.
Asimismo, dispuso que la procuradora general de la República, Arely Gómez, investigue “a fondo y profundamente” si ha habido funcionarios de los penales y del sistema federal de prevención y readaptación social que hayan estado en complicidad, involucrados en hechos que facilitaron la fuga de El Chapo Guzmán.
Dijo además que por instrucciones suyas, las instancias encargadas de reaprehensión del narcotraficante estarán informando permanentemente a la sociedad de cada una de sus acciones.
El mandatario arribó a la capital gala a las 6:45 hora de México y desde ese momento ha estado en reuniones de trabajo para analizar lo sucedido en el penal de máxima seguridad de El Altiplano, del estado de México.