• Los dos ocupantes, que se dedican a la recolección de basura reciclable, quedaron desamparados y en la calle.

• Además de su casa, perdieron las cenizas de un familiar que falleció el pasado 23 de diciembre.

Odilón Larios Nava.- Triste historia se registró la tarde de este viernes cuando un ancianito de 86 años de edad y su nieto de 40, quien es discapacitado, perdieron las pocas pertenencias que tenían en su “jacal”, esto luego de que el lugar en donde pasaron los últimos días de su vida, se incendiara y quedará hecho cenizas.
De acuerdo a la versión de los vecinos la vida les ha pegado duro a este par de personas, quienes se dedican a la recolección de cartón y plástico, pues el pasado 23 de diciembre perdieron a un integrante de su familia, pues el padre e hijo de los hoy afectados perdió la vida unas horas antes de festejar la navidad. Ahora, no sólo se han quedado sin su familiar, si no tambien sin casa pues el lugar en donde vivían ardió y hasta las cenizas del occiso se perdieron entre las llamas.
Ante esta situación sus vecinos alzaron la voz para que las autoridades municipales y estatales les brinden ayuda.
Este viernes, a dos semanas de la dolorosa pérdida humana que sufrieron, alrededor de las 13:10 horas se presentó un voraz incendio en la Cerrada de la 30 Poniente a la altura del 3021, del barrio de Xanenetla. El fuego redujo, en cuestión de minutos, a cenizas el pobre domicilio de los dos hombres señalados.
El hombre de la tercera edad, dijo en entrevista: “Ahí tenía yo mi jacal – mientras señalaba el lugar reducido a cenizas donde aún laboraban los bomberos y el agua y el humo se mezclaban – y aquí estaba yo sentado, cuando yo sentí que nos quemábamos. Me bajé, me hablaron a tiempo – los vecinos –. Todo se quemó, ropa, cobijas, una televisión, una grabadora, ¡todo todo se quemó!”.
En el lugar murieron quemados dos perritos, que eran las mascotas de estas personas, los perros estaban amarrados y no hubo tiempo de salvarlos. Además las cenizas de Carlos González Jiménez se perdieron entre las cenizas del incendio.
Estas personas perdieron lo poco que tenían, incluso la pequeña pantalla que el gobierno federal les dio hace algunos meses. Su pequeña grabadora para escuchar música y sus “Cd´s”. También perdieron un triciclo que ocupaban para la recolección de cartón y basura reciclable.
Los vecinos de estos dos hombres lamentaron su situación, y señalaron que les seguirían invitando “un taquito”, pero alzaron la voz para solicitar a las autoridades estatales y municipales ayuda para estas personas que la requieren. “Yo lo que quiero es que les construyan un jacalito, para que tengan donde dormir”, exclamó una de las vecinas, quien se ha convertido en protectora del ancianito y su nito discapacitado.
Don Vicente, en otra parte de la entrevista comentó: “Dos perritos se murieron, ¡chiquitos! Estaban amarrados hasta allá dentro. Le pido – a las autoridades – que nos ayuden con ropa, y nuestra casita que nos la levantaran, aunque sea jacales”, mencionó con lágrimas en los ojos el casi nonagenario.
Cabe señalar que las llamas fueron extinguidas por los Bomberos del Estado, mientras que personal de Protección Civil acudió para tomar conocimiento de lo ocurrido y se comprometieron a dotar de láminas y algunas colchonetas a los afectados.
Se esperaba que el Sistema DIF Municipal se involucrara en este caso para apoyar a estas personas que quedaron desamparadas.