• Estaba maniatado y amordazado, y presentaba un golpe en la cabeza, además de la bolsa de plástico que la cubría.
• El hombre está en calidad de desconocido, como señas particulares tiene varios tatuajes de La Santa Muerte.

Odilón Larios Nava.- Asfixiado y con un golpe en la cabeza, así es como fue privado de la vida el hombre cuyo cadáver fue encontrado maniatado y amordazado, con una bolsa de plástico en la cabeza, dentro de un domicilio de la colonia Roma, en la ciudad de Puebla. El finado no ha sido identificado, está señalado como desconocido 116, era devoto de La Santa Muerte, portaba un hilo en el cuello con una imagen de ella y la llevaba tatuada en varias partes del cuerpo.
Fuentes extraoficiales precisaron que el cadáver estaba atado de pies y manos, amordazado y tenía una bolsa de plástico en la cabeza. El cuerpo ya presentaba un avanzado grado de descomposición.
Según revelaron fuentes cercanas a la Fiscalía, el hoy occiso falleció por asfixia mecánica por sofocación y por un golpe que recibió en la cabeza. El hoy occiso era de aproximadamente 25 años de edad y de estatura baja y complexión delgada.
La principal línea de investigación que siguen las autoridades es el de una posible venganza, pero se investiga más del caso para saber específicamente el móvil y tratar de dar con los asesinos.
Como señas de este hombre, llevaba puestas las siguientes ropas: pantalón de mezclilla entubado, tenis de la marca Puma color blanco, una camisa color gris y chamarra negra imitación piel con diversos cierres, así como un bóxer color rojo. En el cuerpo el hoy occiso presentaba diversos tatuajes, entre ellos varios de La Santa Muerte. Esa misma imagen la portaba en un hilo que llevaba colgado al cuello.
Cabe destacar que el cadáver fue encontrado dentro del domicilio marcado con el número 40 de la calle José López Portillo, de la colonia Roma en la ciudad de Puebla, donde se presume que le dieron muerte.
Por los indicios hallados en el sitio por las autoridades investigadoras se presume que el hombre fue amordazado y golpeado, después le habrían colocado una bolsa en la cabeza para que muriera asfixiado.
Se presume que el hombre llevaba varios días de muerto, esto por el grado de descomposición que presentaba el cadáver.
Las autoridades investigan un dato que les proporcionaron los vecinos, que en ese cuarto habitaba una pareja con sus cuatro hijos y que desde tres días antes de haber sido hallado el cadáver, se fueron de esa casa.
Por la forma en cómo se halló el cadáver, las autoridades presumen que fueron varias las personas que privaron de la vida este hombre.